miércoles 15 de noviembre de 2023 - 12:10 AM

Fundación Participar

Unas preguntas

Con cierto optimismo tuve la esperanza de que el Presidente Gustavo Petro aprovechara el resultado de las pasadas elecciones para cumplir con una de sus múltiples propuestas, como fue la de convocar a un ACUERDO NACIONAL, invitando a todos los elegidos, afectos o no a él, a una reunión de entendimiento, de trabajo concertado con todas las regiones, demostrando así la inteligencia, la grandeza y la humildad que deben adornar al Presidente de toda una Nación.

Pero sucedió todo lo contrario: recién pasados los comicios y como reacción a dichos resultados que no le fueron favorables, el presidente Gustavo Petro invitó a la Casa de Nariño, (acompañado del Ministro de Hacienda), únicamente a los 15 gobernadores que, según sus frecuentes trinos, él había calificado como “de Gobierno”, abriendo así una peligrosa grieta entre regiones a favor o en contra del Presidente, con todo lo que ello significa para el desarrollo de un país centralista como Colombia. ¿Especie de chantaje para quienes no estén de acuerdo con las ideas o propuestas del Gobierno?

Otro asunto que desconcertó al país en estos días fue la propuesta del Ministro del Interior de financiar a los secuestradores y extorsionistas para que tengan con qué vivir, ¿qué tal? propuesta verdaderamente insólita, presentada con gran desfachatez o sea que delinquir paga y que ahora la gente honrada y trabajadora tendrá que preparar sus bolsillos para financiar a los criminales y en esa forma tan fácil, acabar con el crimen. La propuesta del Ministro originó toda clase de conjeturas sobre la liberación del padre del futbolista Díaz, en el sentido de que el Gobierno pagó por su liberación; ¿qué pasará con la liberación de los 589 secuestrados que hoy se encuentran pudriéndose en las selvas?. ¿O será que acá también se usará la discriminación para el pago de extorsiones y secuestros, dependiendo de la víctima y el victimario?.

¿Para dónde va nuestra democracia? ¿Quién la está defendiendo? ¿Dónde está el castigo para quien infringe la Ley? ¿Qué opina el Congreso (también extorsionado por algunos ministros) de estos asuntos? Y el Presidente, ¿será que ahora está en Dubái?

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad