sábado 05 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Valorización por obras públicas

Pese a la abundante legislación que existe en el país sobre la aludida materia, llamada a apalancar el buen suceso del desarrollo nacional, al parecer, no ha logrado su real concreción. Por ello es pertinente reconocer la acertada propuesta del nuevo gobierno de darle cabal aplicación al instrumento de la valorización como fuente de financiación de la inversión estatal. Si bien los esfuerzos gubernamentales están concebidos para generar beneficios colectivos, ello no impide su incidencia valorizante sobre los inmuebles ubicados en las áreas de influencia de las obras y su consecuente compensación.

Obviamente, los aspectos fundamentales no quedaron al capricho del gobernante de turno, pues la normativa regula sus contenidos fundamentales: le asigna a la entidad estatal ejecutora de los proyectos, la competencia para señalar las obras susceptibles de esa contribución; con fundamento en el correspondiente estudio se debe establecer la cuantificación de sus efectos valorizadores sobre los predios localizados en la respectiva zona; adelantar la identificación de los sujetos pasivos de la valorización; definir el porcentaje de la inversión estatal a recuperar por medio de la referida contribución, teniendo en cuenta el costo de la obra y la capacidad económica de los contribuyentes.

El anuncio del gobierno está referido, en principio, al llamado “Pacto por la Mojana Sucreña”, con el cual se pretende restaurar un importante tramo de los diques de contención del rio cauca, con el fin de recuperar 40 mil hectáreas de humedales y 10 mil hectáreas de sistemas agro pastoriles; construcción de 10 mil viviendas con sus respectivos acueductos veredales.

Lo novedoso es el pago de la valorización mediante transferencia de tierras por parte de los propietarios de los inmuebles, por un valor equivalente al 30% de la inversión estatal, estimada en Un billón de pesos.

La bondad del proyecto se defiende por si sola, dada la diversidad de beneficios sociales. Ojalá su orientación refleje unidad de criterios del gobierno y no un escenario de desencuentros como ha ocurrido con otras iniciativas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad