domingo 28 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Las Farc y el suroeste colombiano

El empecinamiento con que las Farc defienden las montañas septentrionales caucanas y el terrorismo que flagela a Buenaventura, no sólo obedecen al simple dominio territorial. El cauca es territorio propicio para los cultivos de coca y amapola, usando la neutra pasividad indígena que, temerosa de quedar entre los fuegos, no quiere saber ni de Farc ni de Ejército.

Sin población no hay informaciones productoras de Inteligencia, al paso que las anfractuosidades orográficas favorecen la guerra irregular, con la que se escuda el departamento de Nariño con su litoral Pacífico que brinda caletas y ensenadas para la exportación de la droga a cambio de material de guerra.

El terrorismo ejercido en la forma más brutal en Buenaventura, completa un cuadro de avanzada gravedad que demanda tratamiento de fondo como el que se ha aplicado con éxito a otras regiones claves del país, hoy libres de la depredación guerrillera. Cauca, Nariño y el litoral vallecaucano que incluye la carretera al mar, configuran así un Teatro de Operaciones de gravitación estratégica decisiva, que requiere un plan de largo aliento con participación de organismos especializados en la llamada Acción Integral, que no es tan sólo esfuerzo militar sino concentración de esfuerzos de las agencias del estado con capacidad de aportar elementos de solución al problema.

La situación indígena demanda soluciones de fondo que sigan los derroteros trazados por la Constitución del 91 en cuanto a posesión efectiva y protegida de la tierra, que propicie el acercamiento del Ejército a la población, además de la defensa de los poblados periódicamente hostigados por las Farc, incapaces hasta ahora de tomarlos pero sí de mantener atemorizada a la población y demostrar ante el país que aún poseen capacidad de lucha. Una visualización general del plan militar de la Fuerza de Tarea Omega, compuesta por elementos de todas fuerzas, incluyendo policía, y capacidad de recibir nuevas agregaciones. Las vías a Buenaventura deberán ser protegidas por elementos móviles contra acciones terroristas y un plan específico diseñado para Buenaventura con acento en Inteligencia que permita localizar e identificar las milicias confundidas con la masa de población, en particular juvenil de desempleados y vagos.

El empleo de la fuerza de tarea conjunta se haría por etapas operativas, partiendo del dominio de las montañas caucanas, Buenaventura y sus vías de acceso, para descender hacia Nariño con bloqueo de los corredores de aprovisionamiento y salida de la droga, aplicando las fases estratégicas de aislamiento, destrucción y consolidación.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad