miércoles 22 de julio de 2009 - 10:00 AM

Oasis

Amar lo que haces es una buena elección que te ayuda a manejar con amor las situaciones exigentes.

No hay nada que no sea más difícil si se hace de mala gana y todo fluye bien cuando amas. Por eso te conviene crear espacios de paz, relajarte y serenar la mente y el espíritu.

Sólo cuando estás con Dios y lo sigues puedes manejar tus emociones, amar y ofrecer un buen servicio.

Aquel que cuida su alma y su mente evita batallas estériles y llega el día en el que no da amor, es amor.

Qué bueno que te afanes por ser un ser más paciente y tolerante, más sensible y compasivo. Ese es el reto de la vida, pero es tentador darle prioridad al tener, al poder y a lo aparente.

Por tanto, ve a lo esencial y haz de tu trabajo un servicio y una oportunidad para amarte y amar.

Pompeya y Herculano fueron destruidas en agosto del año 79. d.C. por una violenta erupción del Vesubio.

Toneladas de cenizas, piedras y material piroplástico cubrieron ambas ciudades y mataron a sus habitantes. Se vivieron escenas dramáticas y algunas quedaron inmortalizadas en los cuerpos calcinados.

Una de las más impactantes es la de Stefanus, el acaudalado dueño de una lavandería en Pompeya.

Se ve aferrado a una bolsa con monedas de oro que quiso conservar en lugar de escapar. Para él como para muchos, el apego al dinero era más importante que el amor a sí mismo.

Hoy podemos saber todo eso con base en investigaciones realizadas en las ruinas de Pompeya. Y la enseñanza es valiosa para todo aquel que quiera examinar las prioridades de su vida. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad