miércoles 01 de julio de 2009 - 10:00 AM

Oasis

- La muerte sólo existe para el cuerpo. Para el alma es sólo un volver a casa, un paso entre vidas.
- Hay evidencias de que el ángel saca el alma antes de que sufra en las muertes trágicas. Así es el amor de Dios.

- Es mejor orarle a Dios y no al difunto. Lo ideal es centrar la fe en el Ser Supremo.
- Si no lloras te enfermas, si lloras de ninguna forma le haces daño al ser que ya se fue.
- Un duelo es lento y se vive mejor si te libras de emociones como odio, rabia, culpa y amargura.
- Es normal sentir miedo después de la muerte. Poco a poco se va con el amor, la fe y otras ayudas.
- Dios no nos quita a nadie. Uno mismo programa su vida y su muerte en el más allá antes de venir.
- Ama a tu ser querido sin necesidad de su cuerpo. El sigue unido a ti en el amor, más cerca de lo que crees. - ¿Por qué es tan difícil amar sin apegos?
- Por varias razones y una de ellas es llamar amor a la posesividad y a un egoísmo camuflado.
  Desapego es entender que nada es de uno, que todo es prestado, que estás acá de paso.
- ¿O sea que quien trasciende supera los apegos?
- Claro que sí. Ir más allá de lo material y centrarse en lo espiritual es el camino de la sabiduría.
  Aquel que llena su alma de amor y de Dios no necesita aferrarse a las personas y las cosas.
- ¿Es cierto que los apegos generan sufrimiento?
- Sí, eso lo entendió muy bien Buda cuando dijo que el deseo llevaba al dolor.
  Jesús también decía que no había que poner el corazón en lo material y su vida es un espejo de desasimiento.
- Pero no es fácil amar con libertad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad