miércoles 24 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Oasis

En tres acciones se puede condensar la sabiduría que te transforma: Conocerte, controlarte y cultivarte.

Conocerte es tomar conciencia de quién eres, a qué viniste y cuáles son tus fortalezas y tus debilidades. Necesitas humildad y verdad para no creer las historias que te llevan a culparte, culpar o justificarte.

Cuando te conoces sin excusas peregrinas tienes energía para manejar tus emociones.

Es una labor diaria, alabada y practicada por todos los Maestros y los triunfadores.

Por eso dijo Lao Tse: 'El poderoso conquista a los demás, el sabio se conquista a sí mismo'.

Cultivarte es cuidar el jardín del alma, abonar, regar, podar, nutrir sin cesar tu espíritu y todo tu ser.

Entonces cosechas buenos frutos como el campesino que ama el campo y le da lo mejor de sí mismo.

****

Alguna vez le preguntaron al famoso arquitecto Le Corbusier: ¿Qué piensa de las grandes obras? Y él dijo:

'Las grandes cosas siempre son el resultado de un multitud de cosas pequeñas'.

Las pirámides, el coliseo romano y las majestuosas catedrales se hicieron paso a paso.

La paciencia de los que las levantaron los llevó a poner ladrillo tras ladrillo sin desfallecer.

Cuando miras la cumbre la ves muy lejana, pero sabes que cada paso te acerca a la meta.

Necesitas la fe y la constancia del sembrador que ya ve un árbol en la pequeña semilla.

El inconstante se retira cuando está cerca de lograr su objetivo, el animoso persevera.

El secreto consiste en estar firme en el ahora con la certeza de que tarde o temprano lograrás tu cometido.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad