miércoles 27 de enero de 2010 - 10:00 AM

Oasis

Cuando quieras profundizar las sabias enseñanzas de Jesús, lee los capítulos 5, 6 y 7 de San Mateo.

Nos conviene beber con frecuencia en esa fuente de aguas vivas y convertir en vida palabras como éstas:

- Felices los que trabajan por la paz porque serán reconocidos como hijos de Dios.

- Ustedes son la luz del mundo con sus buenas acciones.

- Amen a sus enemigos y oren por sus perseguidores para que sean hijos del Padre que está en el cielo.

- Si aman sólo a quien los ama, ¿qué merito tienen? También los 'malos' hacen lo mismo.

- Cuando ayudes, que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.

- No juzguen y no serán juzgados. Con la misma medida que midan a los demás, serán medidos.

- ¿Por qué ves la pelusa que hay en el ojo de tu hermano teniendo un tronco en el tuyo?

****

Según una curiosa creencia hindú, cada ser humano es como un palacio con cuatro habitaciones.

Cada una de ellas es importante y es necesario estar en todas para encontrar el equilibrio.

Una simboliza la dimensión física y las otras la espiritual, la mental, y la emocional.

Un ser armónico y feliz crece en todas esas áreas y se cultiva de un modo integral.

Un ser desubicado puede pasarse casi toda la vida en una sola habitación olvidando las demás.

Es bueno, entonces, examinarse y mirar si acaso lo material te lleva a olvidarte de lo espiritual.

O acaso eres tan racional que terminas pensando mucho y sintiendo muy poco.

Y también puedes focalizarte sólo en lo espiritual descuidando lo demás. Piénsalo y en este 2010 elige lo mejor.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad