miércoles 21 de abril de 2010 - 10:00 AM

Oasis

Hace mucho vivían en la misma granja dos hermanos, uno soltero y el otro casado, se amaban y compartían las ganancias.

Con el tiempo, el casado se decía a mismo: '¿quién cuidará de mi hermano cuando envejezca? Yo, con mujer e hijos tengo garantizada mi vejez, Él necesita más que yo porque debe ahorrar para el futuro'.

Entonces, en tiempos de cosecha, llevaba algunas noches un saco al granero de su hermano.

El soltero razonaba de otra manera: 'Mi hermano necesita más que yo porque tiene esposa y dos hijos. Son tres bocas mientras que yo no tengo que mantener a nadie'.

Y con mucho sigilo dejaba un saco en el granero del hermano casado en la oscuridad de la noche, y se acostaba mas tranquilo.

Un día se levantaron a la misma hora y se encontraron a mitad de camino, cada cual con su costal a la espalda.

Se dieron un abrazo afectuoso y lloraron de alegría al ver cuanto se amaban.

************

Todos los días haz hacer depósitos en una cuenta bancaria: La Cuenta Afectiva o Emocional.

Una cuenta que crece con aprecio, detalles, tiempo compartido, sinceridad, confianza, ternura y respeto.

Si te esmeras por consignar cada día, tus relaciones estarán muy bien y poco se notarán los retiros.

Eso sí que tus retiros no sean demasiado altos. ¿Cómo está tu cuenta afectiva? ¿Crece día a día o estás sobregirado?

Los novios se enamoran porque consignan sin cesar como los buenos esposos y los padres con sus hijos.

Pero hay otros que obsesionados con el trabajo no dedican tiempo a sus seres queridos ni a sí mismos.

En lugar de consignar, retiran con su mal carácter, su desamor, sus engaños o su apatía.

Y peor están los que abren otras cuentas y allá si hacen sus depósitos. ¡Cuida tu Cuenta Afectiva!

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad