miércoles 26 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Oasis

Unos cinco mil indios kogi habitan la Sierra de Santa Marta y son conocidos por su alto grado de respeto a la naturaleza.

El sentido del equilibrio (yuluka), rige todos los aspectos de vida, sus valores y sus creencias.

Los kogi sólo reemplazan sus pocos objetos personales y comunales cuando éstos se caen a pedazos.
Bajo esta apariencia de extrema pobreza se esconde una rica vida espiritual. Las posesiones materiales tienen ínfima importancia para ellos.
La autoridad suprema es el ‘Mamo’, sacerdote que ostenta el poder decisorio en todos los aspectos de la vida.
Ven el interior de cada choza como un vientre materno y allí se reúnen por las noches para contar historias y fortalecer sus tradiciones.
Los templos en forma de embudo, poseen una 'ventana' en su techo que se abre para permitir el contacto con los niveles cósmicos más altos.
Estos datos del estudioso José Ramón Vásquez sirven para valorar la sabiduría de esta etnia y amar el equilibrio.
Cuenta la historia que un rey pensó edificar un gran palacio y encargó a uno de sus hijos que lo construyera.
Le entregó el dinero necesario y partió a un largo viaje. El muchacho, que era perezoso y astuto, pensó:
Haré un palacio más reducido, con materiales baratos, y me quedaré con el dinero que ahorre.
Así lo hizo y, cuando lo hubo terminado, se presentó ante su padre y le dio la noticia:
El palacio que me encargaste ya está terminado. Puedes disponer de él cuando gustes.
El rey fue, vio la construcción, se dio cuenta de lo que había sucedido, tomó las llaves y se las devolvió a su hijo con estas palabras:
Te entrego el palacio que construiste, es para ti. Ahí tienes tu herencia y también mucho en qué pensar.
Algunos usan esta historia para hablar de la generosidad, otros para mostrar que siemprerecogemos lo que sembramos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad