miércoles 22 de abril de 2009 - 10:00 AM

Oasis

Cuando el miedo te visite, cálmate, haz actos de fe y sal animoso de las redes del desespero.

Cree que Dios te cuida y repite con profunda convicción:
Señor, nada temo porque tú estás conmigo.
La fe es la fuerza de tu vida, la fe es tu faro y tu escudo. Por eso necesitas cuidarla sin cesar.
Lo haces con la oración, la presencia de Dios, con personas que te energizan y lecturas que te inspiran.
Si estás en el pantano repite una y otra vez: Puedo, confío, espero lo mejor, todo va a estar bien.
Dale tiempo al tiempo, sé paciente, toca muchas puertas, apela a todos tus dones y no te rindas.
Ten la fe de esa mujer que se dijo: 'Basta que toque el manto de Jesús y quedaré sana'. Lo creyó y lo vivió.
Ten la fe del centurión romano que afirmó: 'No hace falta que entres en mi casa, basta que lo digas de palabra y mi criado se sanará'. Ten fe porque el miedo es débil cuando la fe es fuerte.
                      
   ***
El ingenioso inventor Marconi le trabajó muchos años a un aparato bien curioso.
Creía que podría recuperar las voces del ayer y su mayor ilusión era escuchar las últimas palabras de Jesús.
No lo logró, pero nosotros sabemos cuáles son esas palabras aunque no siempre las practicamos.
De las famosas siete frases de Cristo en la Cruz es interesante ver como dos de ellas son de perdón.
Una para pedir al Padre perdón para sus asesinos y otra para perdonar al 'buen' ladrón.
El perdón aparece constantemente en el mensaje del Maestro y nos amamos cuando seguimos sus enseñanzas.
El perdón a ti mismo y a los otros te sana, te libera, te ilumina y te llena de paz interior y felicidad.
Perdona y también confía en Dios como Jesús cuando dijo: 'Padre, en tus manos me encomiendo'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad