viernes 15 de marzo de 2019 - 12:00 AM

A la rebuchina

Este término, utilizado en mí ya lejana niñez, consistía en lanzar juguetes o dulces a un grupo de niños y estos en un gran desorden y gritería corrían a recogerlos. Era un juego como el de venados y cazadores y tipos y apaches. En estos tiempos preelectorales con el desmoronamiento de los partidos políticos las candidaturas a cuerpos colegiados, a alcaldías y gobernaciones se lanzan a granel. Es una verdadera rebuchina. No hay ideas políticas, ni programas y algunos candidatos utilizan paradojas, términos filosóficos que casi nadie entiende con el fin de deslumbrar a sus posibles electores. En esta forma después de elegidos no le rinden cuentas a nadie y no incumplen ningún programa.

De todas maneras hay que recordar que el único Presidente de la República que cumplió en su totalidad el programa de gobierno fue José Hilario López. Fue un plan de gobierno ideado coetáneamente con la creación del Partido Liberal. Es así como decretó la libertad de los esclavos, expulsó los jesuitas, fortaleció económicamente las provincias y permitió todas las libertades. Indudablemente tuvo problemas pero fue coherente con sus electores. En oposición a estos hechos surgió una oposición vertebral a su gobierno liderada por Mariano Ospina Rodríguez y José Eusebio Caro. Curiosamente uno de los gestores del Partido Liberal de López fue Florentino González y uno de los gestores del Conservatismo fue otro conspirador, Mariano Ospina Rodríguez. En consecuencia en la actual “rebuchina electoral” surgen candidatos de todas las vertientes. Algún amigo me decía que se proponía realizar una pequeña reunión en La Triada y saboreando un delicioso café con un par de compañeros lanzar su candidatura a la alcaldía. Pero de toda esa confusión electoral está surgiendo una idea que ojalá haga carrera. Algunos sectores plantean la posibilidad de una mujer a la Alcaldía de Bucaramanga y suenan candidatas posibles. Martha Pinto de De Hart, Consuelo Ordoñez, Yolanda Blanco, María Adela Pulido y otras distinguidas damas cuyo nombre se me escapa.

Esperamos que en esta campaña no haya saludos a la bandera, ni paradojas, que confundan a los electores.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad