viernes 18 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Adiós Iván

Nacido en Suratá, Iván siempre se preocupó por el desarrollo de su pueblo y en las posiciones que desempeñó fue un verdadero faro para la pintoresca y agradable población que lo vio nacer.
Escuchar este artículo

Conocí a Iván Ortega en Pamplona cuando entré a estudiar en el colegio provincial. Fuimos compañeros durante dos años, bajo la rectoría del hermano Gilberto Fabián. Ahí empezó nuestra amistad que fue creciendo a través de los años. Iván era un excelente estudiante y participaba activamente en todas las jornadas estudiantiles y académicas. Después, ya en Bucaramanga participamos en actividades académicas sociales y políticas. Iván era un hombre destacado y en política fue un verdadero doctrinario. Admiró profundamente a Franco y cuando hicimos un viaje a España un grupo de abogados, nos dirigió con entusiasmo al valle de los caídos.

Fue un intelectual de derecha inteligente e ideológicamente de gran densidad. Además de Franco y Rojas Pinilla siguió los postulados de Gilberto Álzate Avendaño. Su gran capacidad lo llevó a cargos destacados en la comunidad. Desempeñó secretarias en la rama ejecutiva y se destacó por su verticalidad y gran honestidad. Como Gobernador de Santander fue fiel a sus ideas y dejó una estela de pulcritud, trabajo y seriedad.

Nacido en Suratá, Iván siempre se preocupó por el desarrollo de su pueblo y en las posiciones que desempeñó fue un verdadero faro para la pintoresca y agradable población que lo vio nacer. Formó una destacada familia, con su esposa Clarita y sus hijos Iván Javier, Diego y Catalina. Los dos hijos se han desempeñado como excelentes profesionales y Catalina es una excelente concertista. A pesar de profesar ideologías totalmente contrarias, siempre respetamos nuestro pensamiento. Indudablemente el Dr. Ortega deja grandes recuerdos en la comunidad santandereana. Fue vertical en sus ideas, inteligente en la controversia y excelente amigo. Iván Ortega, Álvaro Rey, Alonso Carrascal y yo formamos un grupo de amigos que surgió en los fríos corredores del colegio provincial de Pamplona. Nos duele su fallecimiento y lo recordaremos para siempre.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad