viernes 24 de junio de 2022 - 12:00 AM

Alea jacta est

La llamada revolución de octubre en Rusia marcó un hito en la historia universal. Fue el triunfo del socialismo bajo la dirección de Lenin y Trosky con la complacencia de toda la izquierda mundial. Ya en Francia había aparecido el socialismo liderado por Paul Brousse y Jean Jaurès. A Colombia Llegó con diversas formas democráticas y se fortaleció con el surgimiento del partido comunista. El nacimiento del MRL dirigido por Alfonso López Michelsen constituyó un espacio novedoso para esas ideas. Y las juventudes del MRL coordinadas por Luis Villar Borda y Plinio Apuleyo Mendoza constituyeron un avance notable en la izquierda democrática.

Alfonso López Michelsen estimuló la izquierda cuando llevó a Juan de la Cruz Varela, dirigente comunista, como su suplente al congreso. Además el sector juvenil fue la avanzada revolucionaria en su época. Durante los gobiernos de Laureano Gómez surgieron guerrillas liberales, especialmente en los llanos. Fue la respuesta popular a unos gobiernos con formas dictatoriales. EL frente nacional amainó las tempestades y la izquierda empezó a tomar rumbos democráticos. La revolución cubana se convirtió en el paradigma del socialismo. Varios países han seguido su ejemplo como Venezuela, Nicaragua y Perú. No es ya el socialismo francés sino una versión latinoamericana.

El desmoronamiento de la Unión Soviética cambió la utopía revolucionaria. Ya las etapas de la humanidad según el ideario marxista son diferentes: al comienzo existió el comunismo primitivo, luego apareció el esclavismo, después vino el feudalismo, más tarde surge el sistema burgués, las contradicciones de clase provocaron la revolución y viene la dictadura del proletariado. Seguidamente el socialismo y finalmente la etapa comunista, sin clases sociales y sin Estado. Después de ese recorrido de contenido revolucionario aparece de nuevo el socialismo democrático como forma de gobierno moderna y progresista. Se trata de fortalecer las empresas para crear riqueza y así solucionar los problemas sociales. El ejemplo está en los países escandinavos y en la social democracia alemana.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad