viernes 08 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Bicentenario y santandereanidad

Es conveniente que además de las obras proyectadas para la conmemoración del bicentenario de la Independencia, en las universidades y los colegios se promueva la investigación sobre la vida de los personajes que participaron activamente en la gesta patriótica. Debemos rescatar los ilustres santandereanos que formaron parte del sector patriota, algunos de ellos que ofrendaron su vida en aras de la libertad.

Los socorranos, que el 10 de julio declararon la Independencia dirigidos entre otros por el estanquero Miguel Tadeo Gómez, son unos ilustres desconocidos.
Algunos de ellos fueron perseguidos por el gobierno español y otros se convirtieron en víctimas de las primeras controversias ideológicas y militares.

Diego Fernando Gómez, hermano del líder socorrano, fue perseguido por las autoridades españolas y después se convirtió en uno de los grandes juristas de nuestra patria. Pero el más 'vistoso' indudablemente, fue Pedro Fermín de Vargas, poco conocido, nacido en la pintoresca población de Cepitá, quien tradujo del francés al español una de las declaraciones de los derechos del hombre y del ciudadano. Fue un genial aventurero y se le ocurrió pedirle ayuda a los ingleses con el fin de lograr la independencia de la Nueva Granada. Después, esta idea se concretó con la Legión Británica y los créditos necesarios para la guerra patriótica.

No podemos olvidar a Florentino González, quien junto con su familia fue desplazado de la vieja aldea de Cincelada hacia Bogotá, perseguido por los españoles. Para poder sobrevivir tuvo que recibir el apoyo de su tío materno, Nepomuceno Vargas.

Este señor colaboró con el grado de coronel en el ejército libertador en la campaña del sur, que dio la libertad al Perú. Don Florentino fue conspirador contra el Libertador Simón Bolívar y más tarde, llegó a ser un ilustre jurista; trajo a la Nueva Granada el libre cambio, fue candidato presidencial y Procurador General de la Nación. Custodio García Rovira es una gloria santandereana, vinculado a la expedición botánica; intervino activamente en la guerra.

Derrotado en Cachirí, terminó frente a un pelotón de fusilamiento. Todavía se conserva su casa natal, infortunadamente olvidada y afectada por el duro paso del tiempo. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad