viernes 26 de marzo de 2010 - 10:00 AM

De la gastronomía universal al estado de Santander

Dos interesantes libros han sido publicados en la ciudad de Bucaramanga. Francisco Romero Otero, distinguido pedagogo escribió una obra sobre gastronomía, con una apostilla que el libro es especialmente para lectores glotones. Y Gustavo Pinzón González abogado e intelectual destacado, nos sorprendió con una cuidadosa investigación sobre las constituciones en el Estado Soberano de Santander. Los dos escritores investigaron en archivos, manosearon las hojas de muchos libros y la semana pasada nos entregaron el fruto en sobrios lanzamientos.

La obra de Romero es un cuidadoso estudio sobre las aficiones gastronómicas en varios países. Nos hace recordar la mesa de los Egipcios, se pasea por la cocina china, griega y hebrea y nos entusiasma con la culinaria en la edad media. Lo hace con refinado gusto y nos demuestra que el mismo autor es un gran conocedor de estas artes. Nos recuerda con cierta 'picardía' como devoraban deliciosas viandas los antiguos egipcios y como ellos si sabían de calidad de vida: 'Tu bodega  está llena de cerveza, vino, pan, carne y pasteles. Los bueyes han sido sacrificados y descuartizados antes de conservarlos en sal. En tu mesa, el vino permanece destapado. Tus esclavas entonan bellos cantos en honor tuyo. Tu perfumista ha quemado resina y esparcido su aroma. Tu jardinero ha dispuesto las más frescas guirnaldas. Tus cazadores te ofrecen codornices y tus pescadores te muestran sus capturas. Por último, tus embarcaciones llegan cargadas de toda clase de alimentos…'.

Gustavo Pinzón González desde la óptica jurídica e histórica hace un análisis de las diversas constituciones que tuvieron vigencia en Santander durante la federación. Relata los antecedentes del federalismo y recuerda como en mayo de 1857 se creó por ley el Estado de Santander. Luego en desarrollo de la misma norma se reunió en Pamplona una asamblea constituyente, conformada por diputados elegidos por voto popular. Aparecen los nombres de muchos personajes que luego tuvieron figuración nacional. En la Constitución de 1858, aprobado durante el gobierno de Mariano Ospina Rodríguez, se consolidó la organización federal y los nueve estados entraron a tener vida jurídica a plenitud. Faltaba la rúbrica constitucional.

Fue una época muy interesante llenas de audacias jurídicas, experimentos económicos, iniciativas políticas que trataron de modernizar el Estado Colombiano. Pero hubo muchas dificultades por los conflictos religiosos y las pugnas partidistas. Todas estas vicisitudes las describe con buen castellano el Dr. Pinzón González. Esperamos que estas dos obras escritas por dos ilustres santandereanos tengan una buena acogida en nuestra comarca.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad