viernes 11 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Desequilibrio Nacional

Algunas personas sostienen que hay un rumor sobre el traslado de la refinería de Barranca a Antioquia y no han vendido el acueducto de Bucaramanga por temor a que el padre Trillos aparezca con una correa castigando a los santandereanos.
Escuchar este artículo

Una crisis de carácter técnico, jurídico y penal surgió en Medellín con motivo de los desperfectos de hidroituango. Pero infortunadamente esa situación no afectó solamente a Medellín, si no también a nuestra Colombia inmortal. Es el resultado de la dirección que ha tomado desde hace años Colombia hacia las montañas antioqueñas. Admiro mucho a las gentes de esa región por sus virtudes, el regionalismo, el liderazgo que ejercen y su gran capacidad dialéctica. Pero como dijera hace años una funcionaria del ministerio de hacienda, la mayoría de las obras de esa región son financiadas por la nación. Y esto trae indudablemente un desequilibrio en la inversión nacional y abusos por parte de los beneficiados.

Todo comenzó con Mariano Ospina Rodríguez, conspirador septembrino y luego presidente de la república. Ya en el siglo XX Pedro Nel Ospina irrigó financieramente a esa región, trasladando el eje cafetero de Santander a Antioquía. Más tarde Ospina Pérez hizo grandes inversiones en su patria chica. Belisario Betancourt además de buscar la paz, hizo fabulosas inversiones en la tierra de sus mayores. Pero además del impulso del ejecutivo, los antiqueños han tenido muy buenos representantes y han logrado hacer de Medellín una gran ciudad moderna. Es curioso observar que en esa ciudad hay metro desde hace años y las empresas públicas no son solo de su capital si no de todo el país.

En estos tiempos de pandemia la crisis de Hidroituango ha destapado grandes desarreglos técnicos y la corrupción ha aflorado. Indudablemente es el resultado de esa equivocada dirección financiera y emocional por parte de la nación. Es curioso que mientras esto ocurre en las montañas antioqueñas en nuestro departamento se acaban las empresas públicas, el gobierno nacional no aportó para la refinería de Barranca y Ferticol se está acabando. Algunas personas sostienen que hay un rumor sobre el traslado de la refinería de Barranca a Antioquia y no han vendido el acueducto de Bucaramanga por temor a que el padre Trillos aparezca con una correa castigando a los santandereanos. Todo esto nos lleva a pensar que además de la desigualdad en Colombia hace falta equilibrio nacional.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad