viernes 11 de marzo de 2022 - 12:00 AM

El imperialismo

La invasión de Rusia a Ucrania nos muestra que todos los países poderosos tienden a jugar al imperialismo. Así fue Inglaterra, España, Francia y en la antigüedad clásica Egipto...

Recuerdo en mi juventud cómo los estudiantes recorrían las calles de Bogotá acusando a los norteamericanos de ser los responsables de todos los males de la República. Señalaban entonces al “imperialismo yanqui” de ser el causante de la pobreza y la violencia en Colombia. Era un grito pintoresco cuando decían “Ahí están esos son los que venden la nación” mostrando la embajada de los Estados Unidos y al Banco de la República entre otros, de ser los responsables del subdesarrollo colombiano. Pero pasaron los años y Cuba estableció un sistema socialista, aliado de la Unión Soviética. Han pasado los años, se desmoronó el mundo socialista sin un tiro y el liberalismo económico se estableció en Rusia. Los norteamericanos permitieron la existencia de la Cuba socialista y más tarde Nicaragua y Venezuela tomaron un rumbo parecido.

A pesar de ser ambas potencias de economía capitalista las tensiones continuaron. La República China sigue figurando como del mundo socialista. Curiosamente la economía de este país es capitalista y el gobierno predica doctrinas comunistas. Es la razón de la sinrazón. A pesar de la ausencia de ideologías coherentes las grandes potencias continúan soportando tensiones. Cuba sigue figurando como la isla comunista con la vigilancia del llamado “imperialismo norteamericano”.

La Rusia capitalista que surge de las cenizas de la Unión Soviética ha querido intervenir en Ucrania, país de grandes tradiciones. El pretexto es el paso de los rusos al Mar Negro y al Mediterráneo. El presidente Putin indudablemente añora la Unión Soviética y la OTAN defiende la emblemática República de Ucrania. Estas discrepancias tienen al mundo en vilo. La economía tiene a muchos países en dificultades. Colombia, por ejemplo, exporta café a Rusia y como aliada de Estados Unidos puede tener tropiezos. La situación es difícil porque muchas personas no saben que Rusia ya no es comunista y que Kiev fue capital de Rusia. La tensión política en el mundo es muy grande, las discrepancias crecieron y es tal la tensión que hasta el Papa Francisco está tratando de intervenir. La invasión de Rusia a Ucrania nos muestra que todos los países poderosos tienden a jugar al imperialismo. Así fue Inglaterra, España, Francia y en la antigüedad clásica Egipto se convirtió en imperio poderoso y Atenas bajó la dirección de Pericles intentó organizar un imperio y ahí fue su fracaso. Los espartanos en las guerras del Peloponeso derrotaron a la tierra de Pericles y después se sometieron a Alejandro Magno. Igualmente, la Roma imperial dominó parte del mundo hasta que llegaron los bárbaros.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad