viernes 19 de agosto de 2022 - 12:00 AM

El Paternalismo

Uno de los aspectos interesantes en la organización del Estado y su relación con las empresas es el paternalismo. Se considera que es la forma como el Estado en una especie de simbiosis protege determinadas empresas, o a los individuos que forman parte de ellas, igualmente a quienes se consideran totalmente desprotegidos. Se busca entonces llevar la figura del padre como protector a otras situaciones; tenemos que analizar en primer lugar la vida familiar y las relaciones entre padres e hijos.

Los hijos demasiados protegidos no logran despegar al mundo y las personas totalmente sin fortuna esperan la protección. En consecuencia, cuando el Estado o los padres subsidian periódicamente a quienes dependen de ellos los convierten en seres inhábiles. Es así como se le llama paternalismo a esta protección. “El paternalismo es la tendencia a aplicar las normas de autoridad tradicionalmente asignadas al padre de familia a otros ámbitos de relaciones sociales tales como la política y el mundo laboral”.

Como corolario, ese favorecimiento conduce a provocar incompetencia y debilidad en los trabajadores y en los desvalidos. “De las empresas nacionalizadas o de los grandes grupos durante el Franquismo se desarrollaron extensamente programas de política social paternalista de inspiración múltiple a través de las distintas instituciones del movimiento nacional, de las empresas nacionalizadas o de los grandes grupos oligopolísticos. Sería más concretamente llamado paternalismo estatal, al depender de la acción de un gobierno y no de una empresa privada, aunque en muchos casos fueron políticas llevadas a cabo en combinación de ambas instituciones”. Entonces como resultado de ese favorecimiento se fortalece la incapacidad de las personas. En lugar de que el estado subsidie a las personas con donaciones debe estimular la capacitación y el trabajo. Los subsidios buscan calmar las aspiraciones y de ninguna manera logran el progreso de las comunidades. Si se educan a los empleados y trabajadores se consigue un fortalecimiento de la burocracia y de los obreros. El paternalismo es un vicio del Estado que impide el desarrollo económico y social.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad