viernes 03 de abril de 2009 - 10:00 AM

El teleférico

Estamos sorprendiendo al país con la presentación a todos los niveles de nuestras bellezas naturales. Ya no somos los iniciadores de las guerras civiles ni tenemos arrogantes políticos, tampoco poetas de la aldea sencilla, de la vida y la muerte, como los versos de Tomas Vargas Osorio. Cambiamos de dimensión y enfrentamos un reto de belleza y calidad como es el del turismo. Fuimos invitados un grupo de académicos por Carlos Fernando Sánchez, a visitar el moderno teleférico que adorna nuestra geografía.

Recordé cómo hace algunos años hice un recorrido desde el sitio llamado el Pomarroso hasta el río Chicamocha y la única manera de llegar a la población de Cepitá era por medio de una tarabita, canasta tirada por cables mientras abajo se veían las espumas y los rápidos de las aguas de río. Hoy, el teleférico recorre un camino parecido, lentamente, sin ningún peligro y con el paisaje a la distancia. Se observan las arrugadas montañas, el gris de las cumbres y arriba, como figuras chinescas, las nubes nos trasportan a una dimensión desconocida.

Muy cerca vemos cactus, cují, cabritos saltando de roca en roca y una que otra casa de campesinos que observa el paso del teleférico como un contraste de las vivencias actuales, con una verdadera simbiosis entre la tecnología y la justicidad. A lo lejos se ven las carreteras retorcidas y los caminos como cabuyas, por donde trepan campesinos y cabritos, que constituyen un verdadero adorno del maravilloso paisaje.

Después llegamos a Panachi, repleto de turistas y recorrimos todos los vericuetos de ese verdadero complejo turístico. Vimos los avestruces, los juegos extremos y en la cúspide el monumento a los comuneros. Cada día se va llenando de más atractivos, ventas de artesanías, comidas rápidas y un ambiente  lleno de paz y tranquilidad. Definitivamente, la industria sin chimeneas es una de las líneas empresariales que más atractivos trae a la humanidad y aporta en grado sumo a la calidad de vida. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad