viernes 03 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Gustavo Galvis Arenas

Elecciones regionales

Hace 35 años se realizó la primera elección popular de alcaldes en Colombia. Inicialmente se elegían por períodos de dos años, pero poco a poco el período se fue incrementando hasta los cuatro años actuales. A partir de la Constitución del 91, los gobernadores también se eligen por voto popular y las elecciones se desarrollan al tiempo con la de los alcaldes, es decir, cada cuatro años el último domingo de octubre. Antes los alcaldes eran escogidos directamente por los gobernadores (según conveniencias y equilibrios políticos y burocráticos), y estos -los gobernadores- a su vez, eran nombrados por el Presidente de la República.

Hemos recorrido un largo camino durante los últimos años. Ha habido de todo, buenos y malos gobernantes. Algunos han terminado encarcelados, otros han huido del país, unos no terminan su periodo y por supuesto ha habido excelentes ejecutivos que son orgullo para sus electores. Todo forma parte de la democracia.

Las elecciones del pasado domingo nos muestran el pulso del país. En las principales ciudades ganaron candidatos contrarios al partido de gobierno, lo que deja la gobernabilidad del Presidente comprometida y a este en una posición difícil. El caso más importante y evidente es Bogotá, donde el aliado del Presidente Petro, Gustavo Bolívar, no alcanzó ni siquiera el segundo lugar para así haber accedido al concejo de la capital. Carlos Fernando Galán obtuvo un triunfo contundente y arrollador, contra la clara oposición al gobierno central y Juan Daniel Oviedo -contra todos los pronósticos- ocupó el segundo lugar en votación y en consecuencia accedió por derecho propio al concejo. En las regiones se pronunciaron las fuerzas locales y tomaron su propio liderazgo.

En nuestra ciudad, Jaime Andrés Beltrán fue escogido con una votación clara como el nuevo Alcalde de Bucaramanga. Una vez elegido ha hecho pronunciamientos que consideramos muy importantes y dicientes de una actitud unificadora y positiva: “Sentémonos a trabajar por Bucaramanga”, “Debemos unirnos como ciudad”, etc. La Ciudad Bonita tiene muchos retos para poder salir adelante y es claro que la seguridad es el principal. El segundo, es la movilidad, y más ahora que se acaba metrolínea. El éxito de la gestión del Alcalde redunda en beneficio de todos.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad