viernes 11 de febrero de 2022 - 12:00 AM

García Rovira, héroe y mártir

Nombrado gobernador de la provincia del Socorro, funda la primera fabrica de textiles de la Nueva Granada. Esto concuerda con la vocación de tejedores de los Guanes y es también antecedente de la fabrica de textiles de San José de Suaita.

Mucha razón tiene el editorial de Vanguardia cuando critica el abandono en que se encuentra la casa natal de Custodio García Rovira. Este prócer nacido en Bucaramanga hizo estudios muy especializados en Santafé de Bogotá. Doctor en derecho, filosofía y teología, perteneció a diversas tertulias intelectuales, entre ellas la más notable El buen gusto, coordinada por Manuela Santamaría de Manrique. Fue profesor de varios próceres, entre ellos el más notable Francisco de Paula Santander.

El joven intelectual García Rovira se vinculó con entusiasmo a las tropas revolucionarias que luchaban por la independencia de la Nueva Granada. Dirigió un ejército que enfrentó a los realistas en el páramo de Cachirí, ubicado en la región que más tarde sería el departamento de Santander. Es célebre la frase que pronunció el prócer cuando alertó a sus tropas diciéndoles “Firmes Cachirí”. Derrotados los patriotas, García Rovira se desplaza hacia el centro del país y participa activamente en el proceso de la independencia. Nombrado gobernador de la provincia del Socorro, funda la primera fabrica de textiles de la Nueva Granada. Esto concuerda con la vocación de tejedores de los Guanes y es también antecedente de la fabrica de textiles de San José de Suaita.

Escogido como presidente en un triunvirato en el año de 1814 colabora eficazmente con el libertador Simón Bolívar en el asedio a Cartagena, dominada por tropas realistas. En medio de la guerra contrajo matrimonio con doña Pepita Piedrahita y Sáenz. En varias ocasiones fue elegido presidente único y participó activamente en la creación de la nueva república. Finalmente, fue capturado por las tropas realistas y conducido al Santafé de Bogotá. Condenado a muerte por un tribunal militar, murió fusilado en la huerta de Jaime, hoy Plaza de los Mártires. En consecuencia, Custodio García Rovira fue un verdadero héroe orgullo de los santandereanos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad