viernes 03 de junio de 2022 - 12:00 AM

La santandereanidad

La santandereanidad tiene arraigo en todo el país. Gentes oriundas de nuestro departamento han emigrado a la Costa Atlántica y allí se han convertido en prósperos comerciantes y pujantes industriales

El cumplimiento de la palabra empeñada, el ser “frenteros”, muy trabajadores, la altivez, son algunas de las características de los santandereanos. La revolución de los comuneros forma parte importante de la historia de esta región. Cuando Manuela Beltrán rompió los edictos del Rey y lanzó su grito contra la monarquía estaba mostrando su temperamento y representaba calidades de las gentes de su región. El 13 de mayo de 1.857 surge jurídicamente el Estado de Santander y se dio facultad a la Asamblea constituyente, convocada para el 16 de octubre que debía reunirse en Pamplona. Fueron participante de esa Asamblea Francisco Javier Zaldúa, Eduardo Galvis Galvis, José Joaquín Vargas, José María Villamizar Gallardo, Vicente Herrera, Rafael Otero, Narciso Cadena, Damaso Zapata, German Vargas, José del Carmen Lobo, Manuel María Ramírez, Marcelino Gutiérrez, Camilo Ordoñez, Agustín Vargas, José Castellanos, Gregorio Quintero Jácome, Juan Nepomuceno Azuero, Jesús Osorio, Miguel Hernández y otros.

Con motivo de la traída de la misión alemana a Colombia y el nombramiento de luteranos educadores se desencadeno una guerra civil que afecto a Santander. Se trataba de detener el proceso educativo por cuestiones religiosas y políticas. Ese sistema era la avanzada cultural del mundo y la guerra fue un verdadero tropiezo a la modernidad.

La santandereanidad tiene arraigo en todo el país. Gentes oriundas de nuestro departamento han emigrado a la Costa Atlántica y allí se han convertido en prósperos comerciantes y pujantes industriales. Los santandereanos han llegado con sus industrias a otras regiones como el Valle del Cauca y a los antiguos Territorios Nacionales. Recordemos a los Mejía Amaya en Cali para orgullo de los santandereanos. Igualmente Carlos Ardila Lule ha sido uno de los industriales más destacados de nuestro país. La comida es un ingrediente esencial de la cultura santandereana. Se distingue por su elaboración y la variedad que la destaca: el cabro, la pepitoria, la carne oreada, el mute, los tamales, la arepa de maíz “pelao”, sancocho con chorotas, bocadillo veleño y las famosa hormigas “culonas” forman parte de nuestra tradición. “En la comida se transmite como en la música, la poesía o la pintura, muchas de las señas más reveladoras de nuestra identidad, que constituyen a la par un interesante aporte a la gastronomía universal y al paladar de todos los amantes del arte culinario”. En resumen la santandereanidad ha sido y seguirá siendo un ingrediente importante en nuestra nacionalidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad