viernes 15 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Lo novedoso no es distinto

Esperamos que se organicen los partidos de forma cohe-rente y con ideas políticas, o de lo contra-rio podrá ve-nir el caos y que una dere-cha con ropa-je fascista
Escuchar este artículo

Los analistas políticos están perplejos con el resultado de las elecciones regionales. Algunos celebran con alborozo la crisis de los partidos y aseguran que estos se van a acabar. Los politólogos y aprendices de esta ciencia hacen comentarios apuntando unos a la crisis política y otros encontrando las explicaciones en la corrupción. Pero curiosamente las nuevas colectividades, los grupos y los grupúsculos políticos están formados en su mayoría por los mismos que eran parte de los viejos partidos. Sería interesante que los politólogos hicieran una investigación seria sobre comportamientos electorales, para que los comentaristas se llenen de razones y no terminen en un juego de abalorios.

Lo novedoso no es distinto. Hay grupos familiares, intereses económicos, promesas de cargos públicos y en general expectativas tradicionales.

Pero hay algo destacado como es el triunfo del Partido Liberal, que obtuvo la mayor cantidad de alcaldías y la derrota del Centro Democrático, partido de gobierno. Y en Bogotá una coalición de pequeños grupos y partidos lograron el triunfo de Claudia López. Algunos se comportan como partidos y otros como “reunión de amigos”. Para muchos jóvenes esto no solamente es exótico, sino que es mejor que el movimiento de los viejos partidos. Pero esa novedad tiene sus problemas, porque el Centro Democrático está formado por la derecha del Partido Liberal, el Polo, hoy de izquierda, es el residuo de la Anapo movimiento Rojaspinillista de derecha. Cambio Radical y La U son Partidos Liberales y el Conservatismo se integra al Centro Democrático y en algunas zonas sobrevive.

Somos el único país del mundo donde los partidos se están acabando y sobrevive la guerrilla. Esperamos que próximamente y ojalá para las elecciones generales se organicen los partidos de forma coherente y con ideas políticas, o de lo contrario podrá venir el caos y que una derecha con ropaje fascista nos aparezca como la salvación.

En nuestra ciudad triunfó el antipartido, tanto para la Gobernación como para la Alcaldía. Ojalá tengan, éxito porque de lo contrario puede surgir un alegre caos de consecuencias desastrosas.

Esperamos que el señor alcalde electo, reconocido profesional, gobierne con criterio propio y conduzca la administración por senderos de paz y progreso.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad