viernes 29 de julio de 2022 - 12:00 AM

Mi amigo Edmundo

Edmundo Gavassa fue un verdadero intelectual, investigador, escritor e historiador que adornó la vida cultural de Bucaramanga. Fue un excelente padre y esposo. Descendiente de inmigrantes italianos y con vínculos familiares en la emblemática ciudad de Pamplona, su abuelo el Italiano Quintilio Gavassa Mibelli, según nos relata Antonio Cacua Prada “contrajo matrimonio en la ciudad fundada por don Pedro de Urzúa, con doña Adelina Villamizar Vargas y en 1894 abrió en Bucaramanga la fotografía Italiana. Luego la fábrica de fideos la italiana”. Edmundo disfrutaba recordando sus ancestros y conocía sus ejecutorias. Escribió varios libros entre los cuales podemos recordar huellas del siglo XX, la salud en Bucaramanga, el club del comercio y centro de estudios históricos de Santander (Academia de Historia de Santander).

Su obra sobre el club del comercio relata los inicios de este sitio de reunión en Bucaramanga, “Este libro es un homenaje a todos aquellos hombres que una noche de 1872, al calor de una cena familiar, se reunieron para fundar el hogar más importante que ha tenido nuestra ciudad. A Pedro Colón Monticoni y Quintilio Gavassa Mibelli, quienes se inspiraron en la clásica arquitectura de su patria para dotar al club del comercio de una sede propia que hoy es orgullo, no solo de Bucaramanga si o de Colombia.” Nos sorprendió Edmundo con su libro la salud en Bucaramanga. “La historia de la salud en Bucaramanga comienza con el buen cura Valenzuela, quien figura como miembro de la expedición botánica y el químico Ingles Jhon Harker Mudd, que vino a Colombia como director de las minas de Baja Y Vetas. Los dos personajes valieron de sus conocimientos de botánica para ayudar a sus congéneres que no tenían alternativa de solución a sus problemas de salud. “Tuve la fortuna de escribir un libro en compañía de mi amigo Edmundo Gavassa. Lo llamamos “huellas del siglo XX. “El prólogo fue escrito por Roberto Harker Valdivieso, quien dice en una parte “Varios de los hacedores y de los mártires de la depositada historia de este siglo, exaltados en las páginas del nuevo libro de Gustavo Galvis Arenas y Edmundo Gavassa Villamizar, ascendieron a sus posiciones en la política, en la educación, en la caridad, en la milicia, en la economía, en la literatura y en las artes, mediante el aprendido esfuerzo personal y la constancia en sus juiciosos propósitos.”

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad