viernes 24 de julio de 2020 - 12:00 AM

Partido de la anticolonia

El federalismo estimuló el progreso ideológico y material del país... Para los santandereanos constituyó un momento de desarrollo económico, libertades y avance intelectual.
Escuchar este artículo

En los últimos años hemos sido testigos de una rebelión contra los llamados partidos tradicionales. Se decía que esas colectividades eran obsoletas y que no reflejaban el verdadero sentimiento del pueblo. Los primeros en aparecer fueron los de la Anapo, como seguidores del general Rojas Pinilla. El partido comunista dirigido por Gilberto Vieira estaba formado por una minoría de intelectuales y algunos obreros sindicalizados. Pero llegó un momento en que aparecieron muchos partidos, la mayoría de ellos derivados de los llamados partidos tradicionales y otros, con unas siglas que no consultan su verdadera ideología. Es el ejemplo de los verdes que nada tiene que ver la agricultura.

Las ideas sobre democracia, libertad y progreso social son necesarias. El partido liberal, por ejemplo si tiene una tradición doctrinaria fundamental. Aparecen con la independencia. Las ideas de libertad formaban parte del ideario de los libertadores. Camilo Torres por ejemplo, liberal y federalista, fue quien apoyó al libertador cuando llegó derrotado de Venezuela. En general todos los próceres tenían ideas liberales. Más tarde, ya lograda la independencia aparece el partido de la anticolonia, como lo llamaba el profesor Gerardo Molina y Ezequiel Rojas elabora un programa liberal. Ahí surge también el partido conservador, de orientación católica liderado por Mariano Ospina Rodríguez y José Eusebio Caro. Las ideas liberales se reflejan en los siguientes gobiernos y hacen posible la constitución del 63, dándole una estructura federal al país.

El federalismo estimuló el progreso ideológico y material del país. Fue una época de ideas, de libertad y de progreso. Para los santandereanos constituyó un momento de desarrollo económico, libertades y avance intelectual. Por ejemplo, en educación, con la traída de pedagogos alemanes se le dio un ambiente de tolerancia y ciencia. Fue tan importante esto que trajo consigo una rebelión clerical y política contra el gobierno de Aquileo Parra. Todo terminó con la regeneración de Rafael Núñez quien con una mezcla de religión y centralismo cambió el rumbo de la república. Años después la constitución del 91 trató de actualizar el país. En todo ese recorrido el liberalismo ha sido el estímulo a la modernidad y sigue siendo el partido de la anticolonia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad