viernes 17 de julio de 2009 - 10:00 AM

Problemas de soberanía

Estoy orgulloso de pertenecer al Mundo Occidental. Me complace recibir influencia de Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y España. Son la democracia, la ciencia, la tecnología y libertades. No me gustaría estar bajo la órbita de China o de los países árabes; me sentiría enjaulado.

Pero por pertenecer a la llamada civilización occidental no estoy obligado a aceptar todos los errores de las grandes potencias. Estoy refiriéndome a todo el apoyo que los países poderosos dieron a dictaduras latinoamericanas y a la invasión que protagonizaron algunos aliados a la antigua Mesopotamia, hoy Irak. Fueron errores que está pagando todo el mundo.

En Inglaterra, como consecuencia de la invasión, cayó el primer ministro Tony Blair y en Estados Unidos se aceleró el derrumbe del partido Republicano encabezado por el presidente Bush. Los demás países que ayudaron a este desastre han sufrido graves consecuencias, entre ellas el incremento del terrorismo y la inseguridad aldeana. Nuestro país, afortunadamente en ese momento, no cayó en la celada.

Ahora, en el momento en que tenemos dificultades con Venezuela y el Ecuador, nos parece una gran equivocación que nuestro gobierno permita la utilización de nuestro territorio para la organización de bases militares con soldados norteamericanos. En primer lugar, en el evento que ocurriera, esta sin razón debería ser autorizada por el Senado, como lo ordena la Constitución del 91. En segundo lugar ,no nos parece positivo que nos metamos en el ojo del huracán. Colombia ha sufrido desde hace más de cincuenta años una violencia que casi forma parte de nuestra cultura y no debemos estimular que otro tipo de agresión pueda llegar a nuestros campos.

No se nos escapa que existe un conflicto velado entre los países árabes y los Estados Unidos, estimulado por un grupo de fanáticos al que denominan AlQaeda. Un agrupamiento de militares extranjeros en nuestro país nos convertiría en un blanco perfecto para los terroristas y por otro lado, nos convertiría en combatientes de un lado del conflicto. Podemos continuar con la asesoría de los norteamericanos e igualmente seguiremos un fluido comercio con ellos, pero de ninguna manera debemos arriesgar nuestro precario país a una verdadera hecatombe. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad