viernes 25 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Separación de poderes

El rechazo a los planteamientos de la Corte Suprema de Justicia es el corolario de una serie de hechos que conducen al cuestionamiento del estado de derecho y la separación de poderes.
Escuchar este artículo

El aparente conflicto de intereses entre la Corte Suprema de Justicia y el Gobierno Nacional nos conduce a serias reflexiones. Montesquieu, célebre tratadista, en su obra El espíritu de las leyes plantea la separación de poderes. El gran ideólogo ingles John Locke hace un análisis muy completo sobre la separación de poderes y señala en forma inequívoca la independencia de la rama judicial. Los norteamericanos en la formación del gobierno, después de la independencia fortalecen la rama judicial separada de la administración. Y en la revolución francesa Robespierre y sus compañeros estimulan en la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano la independencia de los jueces.

En la sentencia C-449 de 1992 dice: “La concepción clásica del estado de derecho no desaparece sino que viene a armonizarse con la condición social del mismo, al encontrar en la dignidad de la persona el punto de fusión. Así, la seguridad jurídica que proporciona la legalidad se le aúna la efectividad de los derechos humanos que se desprende del concepto de lo social. El respeto por los derechos humanos, de un lado y el acatamiento de unos principios rectores de la actuación estatal, por otro lado, constituyen las consecuencias prácticas de la filosofía del estado social de derecho. En este sentido el concepto de estado social de derecho se desarrolla en tres principios orgánicos: legalidad, independencia y colaboración de las ramas del poder público para el cumplimiento de los fines esenciales del estado y criterios de excelencia.”

Esta sentencia nos señala inequívocamente que en el estado social de derecho la independencia de las ramas del poder público es incuestionable. En consecuencia, el cumplimiento de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia sobre el derecho a la protesta es incuestionable. Sentí preocupación cuando escuché al ministro de Defensa, antiguo dirigente liberal, hacer planteamientos de derecha que envidiaría nuestro coterráneo Manuel Serrano Blanco. El rechazo a los planteamientos de la Corte Suprema de Justicia es el corolario de una serie de hechos que conducen al cuestionamiento del estado de derecho y la separación de poderes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad