viernes 04 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Ser pilo no paga

No podemos seguir enga-ñando a la gente de escasos recur-sos y a los jó-venes que as-piran a mejo-rar su vida con expec-tativas falsas.
Escuchar este artículo

En nuestro país por los graves problemas sociales que tenemos, todos los funcionarios y candidatos a diferentes cargos de elección popular tienen como programa la solución a los problemas sociales. Ahora, ya no hablan de las obras necesarias al desarrollo comunitario, sino que buscan en sus lemas apuntar hacia la equidad.

Pero infortunadamente todo se ha ido en palabrería, porque hemos visto con horror los problemas en todo el país como el PAE y las obras de infraestructura o no se terminan o se desploman. Son emblemáticos los casos de Antioquia, la Costa, los Llanos y Santander. Estamos a la expectativa de los resultados para ubicar a los elegidos en el desarrollo social de nuestro país.

Un caso doloroso es el célebre programa Ser Pilo Paga, fue una expectativa que se abrió a los mejores estudiantes para ubicarse en universidades privadas. Y no se trataba en convertirlos en trepadores, sino premiarlos por ser alumnos estrellas. Tuve la experiencia como docente universitario en calificar a los acogidos al programa de pilos como los mejores, los más colaboradores y los de mejor espíritu de investigación. El problema es que infortunadamente hoy las mejores universidades son las privadas, a excepción de la UIS que tiene fama continental. La oportunidad de los pilos entonces era muy grande, porque además de estudiar en establecimientos de calidad podían disminuir las vallas sociales.

Ahora, con un criterio económico se ha suspendido el programa de los pilos. Se frustró el beneficio y el premio a los mejores. Y de contera los estudiantes “modelo” se encuentran en graves dificultades económicas, porque han quedado endeudados con el Estado y sin el diploma profesional. La gran algarabía en favor de los derechos sociales ha quedado en un limbo económico y jurídico.

No podemos seguir engañando a la gente de escasos recursos y a los jóvenes que aspiran a mejorar su vida con expectativas falsas. Curiosamente, todas las dificultades económicas y políticas apuntan a deterioro de la gente de escasos recursos. Las escuelas se caen, se derrumba el PAE y ser pilo paga pasa solamente a ser un triste recuerdo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad