viernes 01 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Toque de queda

Esa violencia y el toque de queda me traen recuerdos tristes, pero lo de hoy sí creemos que es benéfico y sirve para salvar vidas.
Escuchar este artículo

El toque de queda ordenado por el gobierno es una medida trascendental y puede dar resultados excelentes. El aislamiento por periodos evita el contagio del virus misterioso. Por ahora estos sistemas son los únicos que frenan el avance de este virus originado en la China. La ciencia en todos los países está buscando encontrar la vacuna, que sería finalmente la forma de triunfar sobre la epidemia. No podemos entonces jugar con el aislamiento, así sea estresante y a veces angustioso.

Pero este toque de queda trae a mi mente recuerdos de la niñez. Durante los gobiernos autoritarios que sufrimos desde 1946, hasta la década del 50 la situación era tan explosiva que se ordenó un aislamiento en todas las ciudades. Todo empezó con la violencia política que perseguía a los contrarios despojándolos de sus tierras, mediante amenaza de muerte. Recuerdo que a la casa de mis padres llegaron varios parientes, a quienes les habían quitado sus haciendas. A uno en el territorio Vásquez y a otro en un pueblo de la provincia del Socorro. En Bucaramanga no se podía salir y por las calles circulaban automóviles cuyos conductores disparaban al azar. Los llamaban “carros fantasmas”. Es más, había un barrio que lo llamaban Pangote, en recuerdo de un lugar muy violento en esa época y que hoy es un paraíso.

Los niños no podían salir a la calle porque era muy peligroso. Las balas asesinas aterrorizaban a infantes y adultos. Frente a nuestra casa había unas construcciones que regaban arena, lugar preferido por los niños para sus juegos infantiles. Pero el castigo era implacable porque los disparos podían causar muerte y desolación. Recuerdo que unos amigos de mis padres tenían el radio con desperfectos, para poder oír las noticias se pasaban por los techos de su casa a la nuestra. Era una aventura. Esa violencia y el toque de queda me traen recuerdos tristes, pero lo de hoy sí creemos que es benéfico y sirve para salvar vidas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad