viernes 28 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Un año para recordar

Este año ha sido un periodo negativo para nuestro país. Es posible que hayamos progresado en aquello que el Presidente llama Seguridad Democrática, pero desafortunadamente los golpes rocambolescos tienen sus sombras de duda.

Por otro lado, los informes que entregan los economistas señalan que en Colombia la economía no es de las mejores de Suramérica y que los problemas sociales cada día son más agudos. De todas maneras los avances en algunos aspectos, han sido opacados por los numerosos escándalos que nos tienen en un tinglado internacional.

La Ley de Justicia y Paz tiene serios inconvenientes porque además de reducir las penas de personajes que confiesan 'hasta 900 homicidios',  el programa de reintegro de los bienes a las víctimas parece que solamente es un 'sueño de verano'. Y cada día surgen más inconvenientes, porque con una política que culminará con la maravillosa idea que todo el país estuvo metido en la violencia, terminaremos como el cuento de García Marques cuando Arcadio decía que tanto se hablaba de la matanza de las bananeras que ya algunos creían que nunca había ocurrido. Son las quisicosas de la parapolítica.

La célebre Yidis política nos llevo a las primeras páginas de los diarios internacionales, pero todo ha terminado con la condena a la señora Medina porque disque recibió prebendas para aprobar la reelección y a quienes las ofrecieron ya los quieren considerara como héroes nacionales. Y para opacar toda esta historia truculenta la vistosa parlamentaria barrameja decide desnudarse para una revista de farándula. Y no acabamos de observarla cuando surge otro escándalo como fue el de los falsos positivos que tumbaron dolorosamente la cúpula militar.

El DAS también tuvo su día negro, cuando la directora negó tener conocimiento de las investigaciones que sus hombres dirigían contra senadores de la oposición. La señora cayó sin pena ni gloria, pero en todo el mundo se conoció este episodio como algo parecido el Watergate cuando cayó el presidente Nixon.

Aquí hacemos chistes sobre estos episodios pero en el resto del mundo nos miran con horror; y para completar el año surge el escándalo de las pirámides que trajo consigo un Estado de emergencia social y convirtió a nuestro país en un verdadero polvorín. Realmente lo único que nos falta para terminar el año con noticias tristes es que llegara a aprobarse la reelección presidencial. Pero como corolario del lío financiero, cumbre de la ingenuidad, vimos como unos pastusos, vinculados a las pirámides para huir de Colombia, en lugar de saltar al Ecuador, resolvieron atravesar el país para escapar por Cúcuta a Venezuela.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad