viernes 10 de junio de 2022 - 12:00 AM

Un auténtico santandereano

Los santandereanos han asumido el proceso electoral con especial cuidado, sin descuidar en ningún momento la importancia que tiene un coterráneo como candidato. Ya en los barrios de Bucaramanga y en las diferentes provincias la candidatura de Rodolfo Hernández es mayoritaria en las encuestas y en todos los pueblos se pregona con entusiasmo. Pero hay algunos personajes que asumen posiciones exóticas criticando, sin razones valederas, al candidato santandereano. No podemos repetir la historia trágica del rechazo a personajes ilustres. Recordemos una vez más, como al destacado senador Espinosa Valderrama cuando le organizaron una silbatina en un parque de la ciudad. Igualmente a Horacio Serpa Uribe le frustraron la Presidencia de la República con el estribillo “Liberales con Pastrana” y dramáticamente debemos decir que con esa maniobra perdió las elecciones en Santander.

Por otro lado, al excelente intelectual y gran orador Álvaro Uribe Rueda lo descalificaban llamándole “condesito”. Gabriel Turbay, educado para ser presidente, perdió las elecciones y seguidamente se inicio una barbarie política. Luis Carlos Galán marco un hito en la historia de Santander por la claridad de sus conceptos y su lucha contra la corrupción. Una verdadera pléyade de destacados santandereanos han tenido figuración nacional, sin llegar a la primera magistratura. Recordemos a Carlos Augusto Noriega, Alejandro Galvis Galvis, Jaime García Parra, Abdón Espinosa, Alfonso Gómez Gómez, y Alejandro Ordóñez entre otros. Santander entonces, se ha destacado a nivel nacional por sus intelectuales y políticos que han definido situaciones de gran trascendencia.

Colombia es un país de regiones, cada una con una tradición y con características especiales. Nuestro departamento se ha destacado entonces en el plano político, en su cultura, en sus tradiciones y en su manera de asumir las dificultades. La idiosincrasia del santandereano supera las fronteras regionales con gran éxito. En consecuencia las voces disidentes de algunos personajes oriundos de esta tierra critican a sus coterráneos en forma de camorra como si olvidaran que cada región tiene sus particularidades. La forma de hablar del santandereano es una de sus características positivas. Las críticas que se hacen al candidato Hernández son resultado de resentimientos personales y de ninguna manera califican al candidato. Esa manera de ser viene del ancestro español específicamente del Norte de España, de Cantabria. Refiriéndose a la calidad de las tierras dice Armando Martínez, Presidente de Academia de Santander: “En Colombia hay gente muy suertuda. Los vallecaucanos, los tolimenses y huilenses, a quienes les dieron tierras planas, mecanizables con distritos de riego. Los santandereanos, en cambio, tenemos una cuchillada, que nos parte de oriente a occidente que es el Cañón del Chicamocha”. “Pero nos tocaron tierras muy malas, de origen sedimentario porque fue un mar cretáceo que se levantó, llenas de caliza (cal). Nada que ver con la Sabana de Bogotá o con el Altiplano Boyacense”. Por esa razón el santandereano tiene que duplicar esfuerzos para poder fructificar los cultivos. Esta circunstancia hace que las gentes oriundas de esta tierra son duras, muy trabajadoras y superen los escollos para progresar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad