martes 18 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Belisario: sí se puede

A muchos colombianos nos dolió intensamente la muerte del expresidente Belisario Betancur, hijo de un arriero del municipio de Amagá, que nació en medio de la pobreza y necesidades extremas y que a los cuatro años aprendió a leer y a escribir en las fondas paisas teniendo como maestros a los compañeros de trabajo de su padre. Fueron elementos definitivos para mi admiración y modesto apoyo político en su momento, el conocimiento de su trayectoria de persona esforzada, disciplinada y persistente, que cursó su educación primaria en una humilde escuela pública de vereda, su bachillerato en el seminario de Yarumal, gracias a una beca para luego poder desplazarse a Medellín- donde tuvo por pobre que dormir en los parques- a estudiar derecho becado en la Universidad Pontificia Bolivariana.

Cuando estudiaba yo en la UIS y Belisario surgió como candidato presidencial, con un grupo de compañeros conformamos un equipo seguidores. Sus ideas de contenido social nos atrajeron en una época en que los jóvenes estaban muy influidos por las ideas de extrema izquierda de la revolución cubana, la figura mítica de Ernesto “Che” Guevara y el cura Camilo Torres. Con el eslogan de campaña “Belisario es necesario” fuimos derrotados por Misael Pastrana, candidato del Frente Nacional en 1970.

Seguí siendo su amigo y seguidor político y en 1982 su persistencia se vió recompensada cuando logró la victoria con el eslogan, “Sí se puede”, con programas de gobierno de avanzada como las casas sin cuota inicial y la universidad abierta y a distancia, temas muy novedosos y llamativos en esos tiempos.

Se ha ido Belisario, el expresidente que amó a Barichara; el intelectual, periodista y académico; el político pulcro, moderado y humilde, que deja una importante lección de vida: que con disciplina, estudio, lectura, ética, principios y valores, sacrificio y constancia, “ sí se puede” alcanzar el éxito.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad