martes 12 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Competitividad para el desarrollo

Se hace mención especial a la urgencia de modernizar la institucionali-dad ambiental para la preservación del capital natural, la gran ventaja comparativa para impulsar el ecoturismo en sus distintas mo-dalidades.
Escuchar este artículo

Definen la competitividad de las empresas como su capacidad para producir bienes y servicios de forma eficiente traducida a precios decrecientes y calidad creciente, para poder competir en los mercados internos y externos. En ese empeño trabajan todos los países y dentro de ellos sus regiones y ciudades. La lucha es muy compleja por la globalización, la macroeconomía y las políticas públicas adecuadas en la economía de mercado marcada por la oferta y la demanda.

En este contexto, se destaca el reciente Informe Nacional de Competitividad 2019-2020 presentado al país por el Consejo Privado de Competitividad, en donde se describen los objetivos y temas prioritarios en los cuales deben trabajar prioritariamente el gobierno y el sector privado, para lograr un mejor creciemiento económico, desarrollo sostenible, más empleo formal y de calidad que mejore el nivel de vida de amplios sectores de la comunidad que están, desafortunada y peligrosamente, muy por debajo de los estandares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -OCDE- a la cual pertenece Colombia.

Entre los puntos más importantes del Informe se destaca la necesidad de una reforma laboral que conduzca a la generación de más empleo formal; se insiste en mayor cobertura y calidad de la educación a todos los niveles; una reforma pensional que le facilite a muchas más personas alcanzarla; mejorar la conectividad digital y vial del país, en especial en vías terciarias; más eficiencia y transparencia institucional.

Se hace mención especial a la urgencia de modernizar la institucionalidad ambiental para la preservación del capital natural, la gran ventaja comparativa para impulsar el ecoturismo en sus distintas modalidades. Mientras tanto, la catástrofe ambiental no para: deforestación extrema de nuestros bosques y selvas, los páramos- fábricas de agua- amenazados, degradación de paisajes, ríos, lagos y mares convertidos en cloacas y basureros inmensos. Y el Estado, ineficiente en soluciones efectivas y rápidas.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad