martes 07 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Congreso Mundial de la Naturaleza

Que se consiga pronto el objetivo de “deforestación cero” y se salve la invaluable biodiversidad clave para un desarrollo económico y social, ambientalmente sostenible.
Escuchar este artículo

Con sede en Marcella, Francia, desde el pasado viernes se está realizando el Congreso Mundial de la Naturaleza organizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la organización mundial más importante en su especialidad, con sede en Suiza. Se cuenta con la asistencia de numerosos jefes de Estado, miles de líderes ambientales, comunidades indígenas, empresarios, científicos y académicos. Se buscan más soluciones y estrategias mundiales que frenen la degradación de los ecosistemas terrestres y marítimos causada por la acción humana. Desde luego, tambien es tema el cambio climático y el calentamiento global con sus causas y efectos devastadores como los que se ven en muchas partes. La deforestación catastrófica de selvas y bosques es otro tema central del evento.

Y como bien lo describe Elizabeth Kolbertv en su famoso libro, la Sexta Extinción, está en curso la desaparición en masa de centenares de miles de especies animales y vegetales; pero ésta- a diferencia de las anteriores de hace millones de años por fenómenos climáticos- se debe a la acción de la especie humana. Y como lo dice, “al talar selvas lluviosas, alterando la composición de la atmósfera, acidificando los océanos, estamos poniendo en peligro nuestra propia supervivencia”. Y aumentan los estados fallidos como Haití, sobrepoblado y totalmente deforestado, camino al desierto. Y las abejas, por ejemplo, indispensables para la polinización, muertas por millones por pesticidas letales. De los elefantes de África al paso que vamos, solo quedarán como recuerdo artesanías de marfil de sus colmillos. La lista es dolorosamente interminable. La explosión demográfica y el consumismo desaforado, acabando con todo.

En América del Sur, la selva amazónica pulmón del mundo, deforestada por políticas públicas como las de Bolsonaro en Brasil. Las de Colombia, por muchas acciones delictivas que las acciones militares- Operación Artemisa- no han podido doblegar. Puede ser que la nueva y dura ley penal sirva para frenar a los deforestadores, traficantes de fauna y flora y a la minería ilegal. Que se consiga pronto el objetivo de “deforestación cero” y se salve la invaluable biodiversidad clave para un desarrollo económico y social, ambientalmente sostenible. Salvar la naturaleza es responsabilidad y tarea de todos. Se esperan las propuestas al respecto de los candidatos a la Presidencia y al Congreso de la República.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad