martes 20 de abril de 2021 - 12:00 AM

Contaminación urbana

Escuchar este artículo

En las ciudades existe la necesidad imperiosa de que la comunidad, dirigentes y gobernantes presionen y tomen medidas y acciones efectivas para evitar o controlar varias clases de contaminación: la atmósfera, los olores ofensivos, el ruido, los vertimientos y la visual, principalmente. En este contexto es muy apropiado el folleto publicado el año anterior por la Procuraduría General de la Nación en donde describe las obligaciones jurídicas de las autoridades departamentales y municipales para enfrentar este problema.

*Contaminación atmosférica. El deterioro de la calidad del aire, dice el documento, es culpable del aumento de varias enfermedades como cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, enfermedades pulmonares e infecciones respiratorias y cáncer del pulmón. Las fuentes móviles como los vehículos aportan el 80% de las partículas contaminantes, y el resto las fuentes fijas, como las industrias y actividades comerciales. Urgente hacer retirar los vehículos chimeneas e incentivar el uso de combustibles menos contaminantes. Vital intensificar la arborización y la reforestación urbana. Indispensable las estaciones de monitoreo del aire.

*Olores ofensivos. Afectan sustancialmente la calidad de vida. Controlarlos o prohibirlos -secretarias de salud y corporaciones autónomas ambientales- en su origen causados por sustancias o actividades industriales, comerciales, de servicio o quemas, principalmente.

*Contaminación acústica. Produce fatiga, estrés sicológico, ansiedad, perturbación del sueño, merma del rendimiento cognitivo y disminución en la productividad. Además genera conflictos violentos. Se origina por fuentes fijas y móviles como equipos de sonido, perifoneo, pólvora, conductores de vehículos que pitan sin necesidad, las motos acondicionadas para hacer ruido; los motocrosistas en senderos que son para caminar, son una amenaza para las personas y la fauna. Aplicación estricta del Código de Policía.

*Vertimientos. Falta mucho por hacer para la construcción de Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) para la protección del recurso hídrico y la calidad del agua. La PTAR del Río de Oro en Girón es prioritaria; no da espera.

*Contaminación visual. Impacta negativamente la estética del paisaje, negocios y calles. Falta más reglamentación para vallas, pasacalles, avisos publicitarios móviles- los maniquíes ahora en los andenes- dimensión de los letreros, y sanciones por afiches en postes y árboles agredidos, pintados y mutilados.

Falta más gestión pública efectiva si se quiere mejorar la calidad de vida y el fortalecimiento del sector turístico.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad