martes 11 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Demografía - agua - ambiente – energía

Los grandes retos de la humanidad en el siglo XXI están relacionados con la explosión demográfica, el agua, el medio ambiente y la energía. Todo entrelazado con el cambio climático o calentamiento global, la más grave amenaza para el planeta Tierra, la vida y las especies, incluyendo a la humana.

La explosión demográfica. Hace 200 años había 1.000 millones de personas. Hoy somos 6.600 millones; cada año la población mundial aumenta en 80 millones.

Esto incrementa la demanda de recursos naturales; por eso los ecosistemas se agotan. Un país pobre no puede dotar a sus habitantes de escuelas, hospitales, vivienda, trabajo, carreteras y servicios públicos, si su población se duplica en cada generación. Como ocurre en gran parte de África con sus graves conflictos económicos, políticos y sociales, en contraste con Canadá, país del bienestar social por excelencia, con pocos habitantes para su gran extensión y además muy desarrollado. En este contexto es urgente incentivar el control de la natalidad a escala global con sistemas de planificación económicos y fáciles de utilizar.

La escasez de agua. Su demanda crece, las fuentes de agua se agotan por el calentamiento global que derrite los glaciales y nevados y la destrucción de páramos y bosques. Las sequías serán más intensas y prolongadas. Las guerras del futuro serán por agua.

La degradación ambiental. Contaminación del agua y del aire, agotamiento de los recursos de los mares, destrucción de las selvas y de los ecosistemas, desaparición de las especies, degradación de los suelos, desertización y crisis en la producción de alimentos.

Las energías limpias. La carrera contra reloj es el desarrollo de nuevas tecnologías para la producción de energías limpias que sustituyan sustancialmente al petróleo y al carbón. La esperanza está en los biocombustibles, energía solar, atómica y eólica principalmente. Y lo más importante: líderes mundiales modernos y fuertes que entiendan que la humanidad camina hacia una catástrofe ambiental que podrá incluso poner en peligro la existencia del hombre como especie, por cierto la más destructora, codiciosa y voraz del Planeta.

El famoso economista Jeffrey Sachs lo dice: la actual trayectoria, ecológica, demográfica y económica del mundo, es insostenible.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad