martes 23 de abril de 2019 - 12:00 AM

El agua primero

Y porque el agua es lo primero, solidaridad con los campesinos que han presionado para que la ampliación de la carretera conocida como la Ruta del Cacao no acabe con los nacimientos de agua
Escuchar este artículo

La ciencia ha demostrado que hace unos 3.000 millones de años, cuando el planeta Tierra- su formación comenzo hace unos 4.700 millones de años- ya era una masa sólida, se dieron las condiciones climáticas y físicoquímicas para que cayera un intenso aguacero que duró 60.000 años y que originó la formación de los océanos y demás fuentes de agua indispensables para cualquier forma de vida.

Pero solo hasta ahora, cuando la Tierra está superpoblada, con más de 7.500 millones de seres humanos que la llevarán al colapso si no se frena la explosión demográfica global, se ha comenzado a valorar la importancia vital del agua para quienes habitan todos los ecosistemas, marinos o terrestres.

Aterrizando al contexto local, el agua es fundamental para su desarrollo sostenible. Nadie, por ejemplo, que aspire a gobernar a Santander y a los municipios del Área Metropolitana se atreverá a poner en duda el valor crítico del páramo de Santurbán para el abastecimiento de agua a los habitantes del presente y del próximo futuro en esta zona del departamento. Quien exponga lo contrario asegura su derrota.

Y porque el agua es lo primero, solidaridad con los campesinos de la zona de Portugal- en la vía de Lebrija hacia Barrancabermeja- que han presionado fuertemente para que la ampliación de la carretera conocida como la Ruta del Cacao no acabe con los nacimientos de agua del área, de los cuales dependen sus actividades agropecuarias y su subsistencia.

Gracias a la Autoridad de Licencias Ambientales (ANLA), el trazado ha sido, modificado.

También se espera la intervención de la Procuraduría General de la Nación, antes de que sea tarde, como ha ocurrido en otros proyectos, en donde para algunos diseñadores y contratistas solo vale la factibilidad técnica y económica. Ahora, el impacto social y ambiental de cualquier obra, en derecho civil y penal, sí importan.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad