martes 29 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

El cambio necesario

Parafraseando al escritor español Fernando Gavilán, en una de sus obras decía que en Alemania todo estaba prohibido menos lo permitido; en Francia todo estaba permitido menos lo prohibido; en las dictaduras todo estaba prohibido aún lo permitido, y en los países como el nuestro, todo está permitido especialmente lo prohibido.

Traigo a colación esta forma de actuar de algunas sociedades para hacer un llamado en el año que comienza, con tantas promesas y propósitos renovados, para que el respeto por las normas sencillas sea un patrón de conducta hacia la cultura colectiva que tanta falta hace. La falta de sanción o repudio no puede ser excusa para la violación continua de los reglamentos, que son de sentido común o de elementales normas de educación; nada más cercano a la incivilidad que el ruido molesto y ofensivo en las copropiedades; la contaminación visual que no deja nada libre de colgandejos en las calles y árboles; la basura desparramada por todas partes, dejada por el caminante que boto la botella o el conductor del carro que piensa que la calle es su basurero privado, o el turista indolente que arroja desde su carro al borde de la carretera toda clase de desechos sólidos como muestra de su conducta grosera del 'úselo y tírelo'; burlar el turno en la fila; pasar en carretera a otro vehículo en zona prohibida o superar los límites permitidos de velocidad; parquear encima de los andenes quitándole el espacio público al ciudadano; el irrespeto continuo a las señales de tránsito, pitar por todo, e insultar, amenazar o agredir cuando alguien se atreve a pedirle al mal salvaje que cumpla la norma. Como pasa en cualquier país de esos que llaman 'estados fallidos'.

Cuando se tiene la oportunidad de visitar otras latitudes se comprende que la diferencia entre los países con gente culta y los que no lo son, pasa por el respeto a las normas, a la ley y el temor al castigo. Hay lo que se llama cultura ciudadana. Y para eso no se necesita ser un país rico, ni moderno: solo debe haber gente educada desde el hogar, en la escuela y el colegio.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad