martes 13 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Falta educación ambiental

Con más educación ambiental, menos deforestación, menos tráfico de fauna y flora, desperdicios, ruido, rios contaminados, aire tóxico, más esperanza.

Soy pesimista respecto al género humano porque es demasiado ingenioso para su propio bien. Nuestra aproximación a la naturaleza consiste en derrotarla hasta la sumisión y destrucción”. E.B White, escritor estadounidense.

Un libro fue fundamental para prender las alarmas sobre la catástrofe ambiental generalizada- lo muestran diariamente las noticias- por falta de decisiones contundentes, rápidas y efectivas, por parte de los líderes políticos, empresariales y de la humanidad en general. Su nombre es, Primavera Silenciosa. Su autora, la bióloga estadounidense Rachel Carson, quien lo publicó en 1962; demuestra y denuncia el daño causado a muchas especies de animales por el uso indiscriminado de los pesticidas. Se podría decir que el texto dio comienzo al movimiento ambientalista mundial. Además, por la degradación ambiental, se intensificaron las advertencias de muchos científicos y el activismo de líderes políticos como al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos, y de Mijail Gorbachov, quien destapó el desastre ambiental en la Unión Soviética.

En este contexto, hoy más que nunca es urgente una política fuerte de los gobiernos para intensificar la educación y la información ambiental en todos los sectores y niveles de la sociedad, para concientizar sobre las causas de la degradación y las tragedias ambientales provocadas por la especie humana, empezando por la explosión demográfica.

En nuestro país, la Constitución Política ordena la educación ambiental- treinta y cinco artículos sobre medioambiente- en los establecimientos educativos- escuelas, colegios, universidades- y en todos sus niveles. Es urgente que se realice una evaluación o balance sobre la calidad e intensidad de lo que se supone, se enseña al respecto. Sería una buena tarea para el periodismo investigativo, para el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Procuraduría, las Corporaciones Autónomas Ambientales y las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) ecologistas. Con más educación ambiental, menos deforestación, menos tráfico de fauna y flora, desperdicios, ruido, rios contaminados, aire tóxico, más esperanza.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad