martes 24 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Huelga por el clima

Pero que sepan los jóvenes huelguistas por el clima que la causa de muchos de los desastres ambientales planetarios es la explosión demográfica.
Escuchar este artículo

La causa principal de los problemas que afligen a nuestro planeta no es otra que la superpoblación y sus impactos en los ecosistemas y en las comunidades humanas”. Paul Ehrlich, autor del libro ‘La explosión demográfica’.

El viernes pasado, en varias ciudades del mundo, centenares de miles de jóvenes, motivados por la niña ambientalista sueca Greta Thunberg, salieron a las calles a protestar contra la ineficiencia de los líderes políticos y empresariales en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global. Los graves impactos económicos, sociales y ambientales del fenómeno climático conducen a la civilización al colapso.

Muchas cumbres, tratados y acuerdos liderados desde hace décadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han sido insuficientes para desacelerar la emisión de gases de efecto invernadero, que impida la catástrofe que viene con el aumento de la temperatura planetaria en más de 2 grados centígrados, más aún con negacionistas a ultranza como Donald Trump, que retiró a los Estados Unidos del Acuerdo de París, y Jaír Bolsonaro, presidente de Brasil, quien con su visión del capitalismo salvaje ha estimulado la deforestación y quema de la selva Amazónica, el pulmón del mundo.

Pero que sepan los jóvenes huelguistas por el clima que la causa de muchos de los desastres ambientales planetarios es la explosión demográfica.

A la fecha, más de 7.500 millones de personas demandan recursos naturales limitados, modificando el clima, destruyendo los bosques, degradando el aire, los mares, ríos y suelos, y causando la extinción de innumerables especies de fauna y flora.

Y que por la disrupción tecnológica en marcha- Inteligencia Artificial, Big Data, robótica, internet de las cosas, etc. -vendrán miles de millones de desempleados.

Por lo tanto, no hay más opción que el control demográfico.

Además, la xenofobia o rechazo al extranjero recrudece; varios países levantan muros fronterizos y África explota de gente.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad