martes 24 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Gustavo Galvis Hernández

La competitividad de las ciudades

El Consejo Privado de Competitividad (CPC) es una entidad sin ánimo de lucro con sede en Bogotá integrada por reconocidas empresas del sector privado, gremios, universidades y organizaciones afines a sus objetivos. Tiene como objetivo, “contribuir con una visión de largo plazo al mejoramiento de la competitividad del país mediante la movilización del gobierno, la academia y el sector privado en torno a objetivos concretos y medibles de competitividad”.

Recientemente el CPC publicó el resultado de sus estudios sobre el Índice de Competitividad de Ciudades (ICC) 2023. Muy oportuno su conocimiento y análisis por parte de quienes aspiran a gobernarlas a partir de Enero próximo pues están las calificaciones, indicadores y observaciones sobre sus fortalezas, ventajas comparativas y debilidades en diferentes aspectos, factor clave para la sostenibilidad económica, social y ambiental de las mismas. Y el gran reto es la elaboración a cargo de expertos de las estrategias público-privadas necesarias para el mejoramiento de su competitividad.

Y muy oportuno repasar el (ICC) en donde el Área Metropolitana de Bucaramanga, Floridablanca, Piedecuesta y Girón, ocupa el quinto puesto en el país después de Bogotá, Medellín, Tunja, y Cali en el contexto de la siguiente estructura:

1- Condiciones habilitantes: Instituciones, Infraestructura y equipamiento, Adopción TIC y Sostenibilidad ambiental.

2- Capital Humano: Salud, Educación básica y media, Educación superior y formación para el trabajo.

3-Eficiencia de los mercados: Entorno para los negocios; Mercado laboral, Sistema financiero, Tamaño del mercado.

4-Ecosistema innovador: Sofisticación y diversificación e innovación

El estudio muestra que el Área Metropolitana de Bucaramanga pasa el examen en sofisticación y diversificación con un puntaje de 9.03; mercado laboral con 7.52; educación básica y media con 7.43; entorno para los negocios con 6.84; salud con 6.62 para citar sólo algunos. Malos resultados en infraestructura y equipamiento con 4.91, y en sostenibilidad ambiental con 4.92. Lo ambiental comprende la inversión en servicios ambientales, negocios verdes e indicadores de contaminación atmosférica proveniente de fuentes fijas y móviles. Que sirva esto para crear las Secretarías de Ambiente, reverdecer y arborizar más los municipios, hacer cumplir las leyes y normas contra las diferentes fuentes de contaminación urbana, como la atmosférica, la auditiva, la visual, etc. La salud y calidad de vida de la comunidad depende en gran medida de estos factores que deben ser un objetivo prioritario para los gobernantes de turno.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad