martes 02 de marzo de 2010 - 10:00 AM

La desalentadora certeza

El año pasado recibieron el Premio Nobel de la Paz el ex Vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore y R. Pachauri, Presidente del Grupo intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), entidad que agrupa a más de 2.000 científicos del mundo.

Basándose en pruebas contundentes y sólidas, todos coinciden en que 'no caben dudas sobre el calentamiento de los sistemas climáticos de la Tierra, actualmente evidente por las comprobaciones de incrementos en la media global de las temperaturas atmosféricas y oceánicas, la fusión generalizada de la nieve y el hielo, la subida del nivel medio del mar y la acidificación de los océanos'. Esto causado por las emisiones exageradas de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) producidos principalmente por el uso de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y la deforestación. Algunas de sus consecuencias: inviernos, veranos, tormentas y sequías extremas. Con toda razón Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, ha calificado el cambio climático como 'el desafío que define nuestra época'. Los intereses mezquinos y la codicia ilimitada de los magnates de la industria de los combustibles fósiles principalmente, se han movido desde hace años para generar incredulidad y escepticismo, presionando gobiernos y generando confusión sobre las evidencias científicas del calentamiento global de origen humano. A propósito, Jeftrey Sachs uno de los más reconocidos economistas del mundo profesor de la materia en la famosa Universidad de Columbia, en uno de sus recientes escritos habla de los agresivos ataques de los grupos de interés como la multinacional petrolera Exxon Mobil.

Lo mismo que hizo, dice Sachs, la industria del tabaco para desacreditar a los expertos que comprobaron que el humo del cigarrillo produce cáncer de pulmón; también los que lucharon contra las pruebas de que los óxidos de azufre emitidos por las centrales eléctricas de carbón estaban causando la 'lluvia ácida' que mata los bosques, o los que descubrieron que las sustancias químicas llamadas fluoro carbonos (CFC) destruyen la capa de Ozono.

Y mientras arde el mundo en muchas partes y en otras se congela o se inunda, las soluciones para la mitigación y adaptación al clima loco, avanzan a paso de tortuga.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad