martes 14 de julio de 2009 - 10:00 AM

La muerte del hipopótamo

Escribí este artículo con sentimientos encontrados. Ese día estuve conociendo parte del inmenso Parque Natural Cape Breton Highlands en la provincia Nueva Escocia en Canadá; es un área con más de cinco mil kilómetros cuadrados de bosques, lagos y ríos, albergue de la fauna y flora típica de ese inmenso país que explota en forma sostenible sus recursos naturales y protege fuertemente su riqueza ecológica y ambiental.

Tuve la suerte de poder fotografiar un alce americano que desde la orilla del bosque, con la tranquilidad del animal cuyo instinto le dice que no será agredido o asesinado de un disparo, observaba confiado al grupo de turistas que no querían perder la oportunidad de registrar la singular escena. Con paciencia no es extraño ver a manadas de venados o una osa negra con la cría agarrada a sus espaldas, alejarse de los humanos intrusos.

Por la noche como de costumbre acudí a internet para enterarme de las últimas noticias del país; desafortunadamente la mayoría fueron malas, como siempre. Los titulares del día eran sobre la polémica muerte a tiros del hipopótamo y la controversia nacional sobre el final triste y cruel del infortunado animal.
Las razones que aducen las 'diligentes' autoridades ambientales para ordenar su muerte son muy pobres, como la de que 'Pepe', como le decían los campesinos donde habitaba, podría ser transmisor de algunas enfermedades. Según esto hay que exterminar a los perros porque les puede dar rabia, a los gatos toxoplasmosis, o a los humanos que se contagian entre sí de toda clase de virus como el sida, por ejemplo.

¿Dónde estaban y qué hicieron en su momento las autoridades ambientales cuando Pablo Escobar protegía y exhibía en el zoológico privado de su hacienda Nápoles a hipopótamos, jirafas, avestruces y otras especies introducidas ilegalmente al país? Ojalá actuaran con la misma eficacia contra el tráfico ilegal de fauna y la depredación ambiental y ecológica generalizada como la acelerada destrucción de páramos y bosques en el país.

La amplia protesta ciudadana por la muerte de 'Pepe' el hipopótamo, por fortuna muestra una opinión pública que rechaza cada día más, la crueldad contra los animales. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad