martes 03 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

La selva ardiendo

Acordaron aportar solo 20 millones de dólares para ayudar a controlar el incendio... En armamento, las superpo-tencias gastan billones de dólares al año.
Escuchar este artículo

Siempre que ocurre un nuevo ecocidio como el que se está presentando en Brasil, con los devastadores incendios que están acabando con millones de hectáreas de la selva amazónica -el ecosistema de bosques tropicales más valioso del planeta- me viene a la memoria una frase de Bertolt Brecht, el famoso dramaturgo y poeta alemán que dice: “Y aserraron las ramas en las que se sentaban mientras intercambiaban experiencias y consejos sobre cómo serrar con mayor eficacia. Y cayeron aparatosamente al fondo. Y los que observaban menearon la cabeza y continuaron aserrando enérgicamente”.

Se necesitó una tragedia ambiental de dimensión planetariab -la Amazonía ardiendo- para que los líderes de los siete países (G7) con las economías más poderosas del mundo -Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón- debatieran por un rato sobre esta catástrofe que afecta al planeta en muchos aspectos ecológicos y climáticos.

Acordaron aportar solo 20 millones de dólares para ayudar a controlar el incendio, mientras que el actor de cine Leonardo DiCaprio donó cinco millones. En armamento, las superpotencias gastan billones de dólares al año.

La catástrofe ha conmovido al mundo. En gran medida se le debe a Jaír Bolsonaro, presidente del Brasil, líder político ultraderechista interesado en impulsar el capitalismo devastador. Desafortunadamente en Colombia también se deforestan anualmente 200.000 hectáreas de bosques. Otra catástrofe. Se está destruyendo el capital verde y sus ecosistemas, que serían el gran atractivo para el desarrollo en grande del ecosturismo- como en Costa Rica- que podría generar mucho empleo e ingresos de divisas, con un impacto positivo de inmensas proporciones en lo económico y social para el pais.

La selva amazónica, incluyendo la colombiana, es el pulmón del mundo, regula el clima y el régimen de lluvias, y es un inmenso sumidero de gases de efecto invernadero contra el calentamiento global, una gran amenaza planetaria para la civilización.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad