martes 28 de abril de 2009 - 10:00 AM

La Tierra enferma

El pasado miércoles 22 de abril fue el Día Mundial de la Tierra. Desafortunadamente hay poco para celebrar y mucho para lamentar, reflexionar y hacer.

Lo positivo es que los graves problemas del deterioro ambiental del planeta dejaron de ser preocupación exclusiva de ambientalistas y científicos y pasaron al campo de la política y la economía. El tema ambiental por decirlo de alguna manera, salió del clóset. No hay día en que no aparezcan noticias alarmantes sobre el mismo.

La terminología ambiental aumenta: huella de carbono, carbono neutro, sostenibilidad ambiental, bio comercio, Mecanismos de Desarrollo Limpio, Desarrollo Sostenible, responsabilidad social y ambiental, eco eficiencia, energías alternativas, mercados verdes, huella ecológica, ecoturismo, sello verde, biodiversidad, bonos de carbono, reciclaje, ciudades sostenibles, arquitectura bioclimática, eco-etiquetado, gases de efecto invernadero, lluvia ácida, revolución ambiental, eco economía, deforestación evitada, mitigación y adaptación al cambio climático, ecocidio, etc.

En este contexto el balance ambiental global es muy grave y no se reacciona rápida y eficazmente; por lo general sólo hay buenos propósitos. Basta conocer el diagnóstico de Lester Brown, uno de los expertos mundiales en el tema:

*Cambio climático y calentamiento global: temperaturas crecientes, derretimiento de los glaciares y nevados; aumento del nivel del mar. Cincuenta mil millones de toneladas de gases van a la atmósfera anualmente.

*Explosión demográfica mundial. Ya somos 7.000 millones de personas devorando recursos naturales más allá de los límites del crecimiento sostenible. Cada año hay 80 millones de personas más, la mayoría en los países pobres.

*Los sistemas naturales, bajo estres: disminuyen los bosques, se deterioran las praderas, aumentan los desiertos, colapsan las reservas de pesca, desaparecen muchas especies de plantas y animales.

*Creciente escasez de agua: Se agota el agua subterránea, ríos en proceso de secamiento, lagos en desaparición, contaminación hídrica generalizada.

Según Brown, solo con la construcción de una nueva economía ambientalmente sostenible, que conduzca a una revolución ambiental, se evitará el colapso de la civilización. Es tarea de todos. Cambiar el rumbo depende en gran medida de que los medios de comunicación aumenten el llamado de atención al público para actuar con urgencia. El tiempo se agota. Ojalá las soluciones no lleguen demasiado tarde. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad