martes 22 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Las sequías que vienen

Y ahora las sequías. Son alarmantes las noticias sobre las que ya afectan algunas regiones del país debido a los efectos del llamado Fenómeno del Niño consecuencia del calentamiento global.

Sus efectos económicos y sociales pueden ser muy graves: racionamientos de agua, pérdidas de cultivos que agudizan la pobreza y la carestía de alimentos, incendios forestales generalmente por la acción criminal de los pirómanos que arrasan con bosques, páramos, fauna y flora con olas de polvo y calor mortales. Bajará el nivel de los embalses que podrán encarecer las tarifas de los servicios públicos, especialmente las de energía eléctrica afectando la competitividad del país.

'Bendita lluvia' respondo cuando escucho a alguien decir que el tiempo está malo porque está lloviendo. Las guerras serán por escasez de agua que ya es evidente por la disminución del nivel de aguas subterráneas, porque ya hay muchos ríos, quebradas y lagos secos o en proceso de serlo, muchos de ellos por la acción devastadora del hombre que tiene a innumerables sistemas naturales bajo estrés o en agonía.

Poco conmueve a la especie humana para actuar desinhibidamente contra el calentamiento global, comenzando por el control demográfico, los límites a la codicia y al desarrollo insostenible. Cuando se habla de la urgencia de reforestar la tierra, se responde con deforestación y devastación de páramos y bosques así el agua desaparezca. Crecen las regiones desérticas por efecto de las motosierras y la candela; terminan como paisajes lunares desolados sin que le importe a muchos así esto incremente el número de personas desplazadas por la pobreza a las ciudades, a los cinturones de miseria y desempleo. Todavía hay muchos agricultores y ganaderos que no conciben el desarrollo sin el talar y quemar. No dejan ni un árbol para que sirva de recuerdo de la vida verde que hubo en el lugar. Por lo general, la acción de las autoridades, si la hay, llega demasiado tarde a contemplar cenizas y humo sin culpables.

Tampoco existen estímulos económicos para la conservación privada de reservas naturales. Mientras tanto, estarán los acueductos sin agua, los cultivos asolados, los desiertos en expansión y los incendios acabando con lo que queda.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad