martes 12 de enero de 2010 - 10:00 AM

Los incendios: desastre nacional

En este año que comienza los graves efectos del cambio climático y del calentamiento global se están sintiendo en todas partes del mundo con particular intensidad. Fuertes veranos, acompañados de sequías extremas, devastadores incendios forestales y aterradoras olas de calor como el que estamos viviendo en Colombia en donde todo está seco y listo para incendiarse al menor descuido o por la acción criminal de los pirómanos. ¿En otras latitudes del planeta sucede todo lo contrario? Inviernos desastrosos, inundaciones, deslizamientos, olas de frío y tormentas de nieve como nunca se habían visto.

Pero volvamos al caso de Colombia. Estaba más que anunciado que este año el verano sería particularmente intenso. Y el diagnóstico se ha cumplido. Las lluvias han desaparecido por completo. Las quebradas se han secado y muchos ríos se han convertido en pobres hilillos de agua podridas como el Río de Oro de Girón convertido en cloaca y basurero público. Centenares de acueductos se aprestan a racionar. Y todavía algunos siguen deforestando cuencas hidrográficas y quemando páramos como si la naturaleza no reaccionara. Considero que el gobierno no ha actuado con prontitud de acuerdo a lo previsto. Se necesito que miles de hectáreas de bosques hoy solo sean cenizas y paisaje lunar para declarar la emergencia que permite importar equipos especiales para el control de los incendios. Colombia está en llamas y un buen plan oficial de alerta temprana hubiera disminuido el impacto de este grave desastre nacional.

Ojalá que este triste balance conduzca a la prohibición definitiva de la pólvora; un volador no es más que un fósforo gigante. No más quemas para la agricultura, ni paseos de olla o asados a campo abierto. Severas castigos a los pirómanos. Fortalecimiento de las campañas preventivas y de los Cuerpos de Bomberos y la Defensa Civil, verdaderos héroes anónimos que exponen sus vidas frecuentemente Y en lo local, un llamado especial a la CDMB y demás autoridades: urgente los guardabosques-vigías para proteger los bosques urbanos de los pirómanos y los depredadores; solo así se podrá reaccionar a tiempo ante la mínima señal de humo. De lo contrario, los incendios solo traerán, muerte, ruina y dolor.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad