martes 23 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Peatones en peligro

Muy oportuno recordar que el pasado 17 de agosto fue el Día Mundial del Peatón, definido como la “persona que va a pie por la vía pública, siendo la acera el espacio de la vía hecho para su movilidad”. Y bueno recordar que deben cumplir algunas normas, como transitar por el andén; cruzar las calles por las esquinas; mirar a ambos lados antes de cruzar la calle; donde haya semáforo ir hasta el mismo y pasar por la señalización en el piso; utilizar el paso peatonal o puente peatonal más cercano, si lo hay.

He considerado oportuno transcribir estos conceptos para compararlos con lo que lamentablemente está ocurriendo en los municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga. Como bien lo informó Vanguardia, por varios factores como la imprudencia por parte de peatones y de conductores de carros y motos, en el primer semestre del año se presentaron 19 muertes con un incremento del 46% con respecto al año anterior; súmese el número de los que fueron heridos o quedaron incapacitados de por vida.

Anotemos varias de las causas. Está la creciente invasión de los andenes ahora usados como parqueaderos de motos y carros sin que las autoridades actúen con efectividad para hacer cumplir las normas a los infractores. También están las motos circulando por andenes y ciclorutas - ahora motorutas- sin solución a la vista. Están además las estructuras metálicas con avisos publicitarios atravesados en andenes impidiendo el paso. El peatón tiene que bajarse a la vía y ocurre el desastre. Falta mejorar las señales de tránsito, como las llamadas cebras, que tampoco se respetan por los conductores, dificultando su uso por parte del peatón disciplinado, atrapado en medio del trancón.

Y no faltan muchos peatones sin cultura ciudadana que cruzan la calle por cualquier parte, sin mirar para ningún lado, algunos concentrados hablando por teléfono sin importarles su cercanía con la muerte; y los atracadores muy pendientes para actuar.

Con los 750.000 vehículos circulando, es indispensable incrementar el reducido número de agentes de tránsito, actualmente muy pocos para la congestión vehicular creciente que afecta la imagen de la ciudad, y desde luego el derecho de los peatones a más comodidad y seguridad para cuando se atreven a salir a sufrir en las circunstancias actuales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad