martes 05 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Problemas de ciudad

Por diversos factores el crecimiento de las ciudades es irreversible e inevitable. El desplazamiento de las gentes de las zonas rurales, especialmente de los jóvenes en la búsqueda de mejores oportunidades laborales y sociales, se incrementa aceleradamente. Por eso, se esperan las propuestas programáticas de quienes aspiran a gobernar los municipios y departamentos a partir de enero del año próximo. Entre los numerosos problemas que afectan a la comunidad urbana, hay algunos, además de los económicos, sociales y ambientales, que vale la pena resaltar: la inseguridad, el del tráfico vehicular, la falta de civismo, y ahora, los efectos de la migración. Para solucionarlos, el factor crítico es la escasez de recursos económicos. Además, imprescindible la aplicación de la famosa estrategia gerencial japonesa, ”Kaizen”, que significa, mejoramiento continuó. Persistir, insistir y nunca desistir.

La seguridad ciudadana debe ser un proposito superior de alcaldes, jueces y policía contra sus múltiples modalidades, así algunas estadísticas muestren de vez en cuando algunos porcentajes alentadores. Hurtos, robos, agresiones producto de la intolerancia, homicidios, violencia intrafamiliar, maltrato y abuso infantil y agresiones de toda índole a las mujeres. Se necesita más fuerza pública, más justicia pronta y efectiva, menos impunidad, y desde luego, herramientas tecnológicas modernas propias de las Smart Cities o “ciudades inteligentes”, como cámaras de última tecnología, y aplicaciones digitales socializadas que acerquen a los ciudadanos con las autoridades respectivas.

La congestión del tráfico vehicular. Prioritario, estrategias modernas contra los infractores, los que violan las señales de tráfico e incuplen las normas, con más policía de tránsito y herramientas digitales como las fotomultas bien reglamentadas y aplicadas. No más motos y carros en los andenes; estímulos municipales al inversionista privado para más parqueaderos, y un sistema de transporte público cómodo y seguro que motive al ciudadano a dejar su carro particular en casa. Seguiremos escribiendo de estos temas. Soñar no cuesta nada.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad