martes 31 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Repensar la pobreza

Otro aspecto vital en la lucha contra la pobreza, además de facilidades para el crédito barato, es la importancia de instituciones públicas eficientes, transparentes, alejadas de la corrupción...
Escuchar este artículo

Dos de los ganadores del Premio Nobel de Economía 2019 fueron Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo, personas muy reconocidas en la academia y en el área de la investigación social sobre las causas de la pobreza extrema, el problema más complejo que afrontan numerosos países y por lo cual a algunos se les califica como Estados fallidos.

Sus recomendaciones en su libro ‘Repensar la pobreza’, se podría decir que son de sentido común, que como se dice, a veces es el menos común de los sentidos.

Comienzan por hacer énfasis en la importancia de mejorar la salud de los más necesitados, para lo cual es fundamental- además del fácil acceso a un sistema subsidiado que les permita enfrentar las enfermedades recurrentes- estrategias de información en salud preventiva, y para eso se necesita una efectiva acción oficial de motivación. Muy complejo: se sabe por ejemplo que fumar produce cáncer, pero, muchos lo siguen haciendo.

La educación. Es un gran salto para salir de la pobreza con un acceso universal gratis para la preparatoria, primaria y secundaria, pero con infraestructura de calidad y con maestros y profesores muy preparados y actualizados en conocimientos y tendencias modernas. En nuestro medio, la inequidad comienza en las buenas calificaciones para la educación privada frente a la pública, con algunas excepciones.

El otro tema es la relación entre el crecimiento demográfico y la pobreza. Sin planificación familiar, que pasa por información y educación franca y oportuna sobre el tema para evitar tanto embarazo adolescente, está el fácil acceso a métodos anticonceptivos. Los países más pobres son los más abarrotados. Mucho por hacer en este aspecto.

Otro aspecto vital en la lucha contra la pobreza, además de facilidades para el crédito barato, es la importancia de instituciones públicas eficientes, transparentes, alejadas de la corrupción, el cáncer que carcome los recursos financieros con los cuales se podría enfrentar la pobreza en sus diversas manifestaciones.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad